Ultimátum de Colombi a policías rebeldes

Ambito Nacional

Corrientes - En un clima de fuerte tensión, el gobernador radical K Arturo Colombi intimó ayer a los policías autoacuartelados desde hace ocho días por reclamos salariales a reintegrarse hoy a la madrugada a sus funciones, bajo amenaza de disparar severas sanciones, que incluyen el arresto y la exoneración.
La dura advertencia -invocando el régimen disciplinario de la Policía de Corrientes- fue realizada a través de una circular interna dirigida a todas las reparticiones de la fuerza policial. «Instrúyase a la totalidad del personal para que en el plazo máximo de 12 horas, a partir de las 13 horas del día de la fecha (por ayer), se presenten en sus puestos de trabajo», rezó la esquela, en riguroso lenguaje de la fuerza.
Anoche, sin embargo, los efectivos díscolos aseguraban contar con un recurso de amparo de un juez de la localidad de Esquina que los protegía de potenciales castigos. En paralelo, la subsecretaría de Trabajo local declaró la ilegalidad de las medidas de fuerza que llevan adelante los profesionales de la salud de los hospitales, y también los instó a retornar hoy a sus puestos de trabajo para no ser penalizados.
La protesta policial arrancó el martes de la semana pasada, en reclamo de un salario mínimo de $ 1.500 (rechazan la propuesta de suba oficial de 20%) y de la remoción de la cúpula. También exigen que no haya sanciones contra los rebeldes.
Frente a este escenario, el patrullaje de las calles fue reforzado con efectivos de Gendarmería, Prefectura y de la Policía Federal. Sin embargo, no alcanzó para detener una creciente escalada de robos en la capital provincial, ante la menguada seguridad.
Tal como lo informó este diario, el pasado lunes el gobierno provincial ordenó suspender al director de la Escuela de Policía, Neris Hernández, por supuestamente -según la mirada oficial- haber forzado a los cadetes a asistir a la movilización que los efectivos insubordinados concretaron ese día hasta Casa de Gobierno.
Ayer, fuentes oficiales confirmaron que, además, fueron suspendidas las clases en ese organismo y se ordenó «la licencia momentánea de los cadetes (son cerca de 150) para tratar de normalizar en el plazo más breve posible esta situación anormal». Los aprendices recibirán «contención médica y psicológica para garantizar su integridad», según lo prometido por la cúpula de la fuerza.
En el entorno del gobernador Arturo Colombi sospechan que sectores de la oposición fogonean la protesta para cosechar réditos electorales en los comicios provinciales del año que viene. En la mira, en ese sentido, tienen puesto al ex mandatario y primo de Arturo, Ricardo Colombi, y a dos intendentes ricardistas, Carlos Vignolo (capital) e Ignacio Osella (Goya).
En este marco, el memorando -rubricado por el jefe de la fuerza, Rodolfo Fernández- fue instruido por el secretario general de la Gobernación, Carlos Fagúndez, y por el ministro de Gobierno, Walter Insaurralde. La advertencia de Colombi fue -según Fernández- «poner orden en los sectores minoritarios de la Policía.

Dejá tu comentario