30 de septiembre 2016 - 11:45

"Argentina es seria candidata para fabricar la primera pick up de PSA"

Carlos Gomes
Carlos Gomes
Ariel Basile (Enviado especial).-

En el Salón del Automóvil de París, el grupo PSA Peugeot-Citroën anunció una ofensiva global de vehículos comerciales, con una pick up incluida. El presidente del grupo para la región, Carlos Gomes, dialogó con ámbito.com y dejó abierta la posibilidad a que el proyecto se lleve a cabo en el país. Además, anunció que se introducirá en la región una nueva plataforma y que están trabajando en un reposicionamiento de la planta de El Palomar. También dijo que los altos costos de producción en le país "son un problema en el que hay que trabajar".

Periodista: ¿Cómo es el presente de la marca en la región?
Carlos Gomes:
Pese a su historia, PSA nunca había tenido rentabilidad positiva en la región. El año pasado fuimos rentables en América Latina y este año seguimos mejorando nuestros resultados financieros y comerciales. Crecimos un 16% en un mercado regional que ha bajado. El mercado que sube es el mexicano, pero nuestra presencia allí es poco significativa. La situación es buena, porque en un contexto de crisis nosotros tenemos rentabilidad y crecimiento. La competencia, además, presenta resultados bastante negativos.

P.: ¿Cuál es el objetivo a mediano plazo?
C.G.:
Queremos duplicar nuestras ventas entre 2015 y 2021. Para esa fecha tenemos que superar las 300 mil ventas. El año pasado hicimos 160 mil. Este año haremos cerca de 185 mil coches. Duplicar los volúmenes a través de ejes claros, como el de los vehículos comerciales y un plan de 16 lanzamientos en la región. El primer paso es crecer en Brasil, donde queremos tener un 5% de participación. Y, en paralelo, apuntar a crecer en los mercados fuera del Mercosur, para tener un mejor equilibrio. Brasil y Argentina demuestran una fragilidad y una volatilidad que hace que sea difícil operar para una empresa.

P.: En este sentido, ¿cómo avalúa el acuerdo bilateral con Brasil?
C.G.:
Es una de las noticias positivas de este año. Hay decisiones que parecen ir en ese sentido. Penalizar las exportaciones no es bueno para el mercado. Para ser transparente, el mundo ideal para el constructor, nuestro punto de vista, es tener un Mercosur con mercado abierto. Es el punto ideal. El régimen de los últimos años era un punto cero, con discusiones anuales que se prolongaban, con dificultades para importaciones. Este acuerdo va en buena dirección, aunque no es el punto ideal. La industria necesita previsibilidad para invertir y el acuerdo es un buen primer paso.

P.: ¿Qué hicieron diferente para crecer en la región?
C.G.:
El negocio es difícil y complejo. Trabajamos en varios factores. En la creación de valor de marca con una simplificación y reposicionamiento de gama para ganar más por cada coche. Privilegiamos la rentabilidad y no el volumen. Otro punto importante fue reducir 60% nuestros costos fijos desde 2012. Fue un trabajo gigante, no sólo reducimos costos de personal. Eso sí lo hicimos y no queremos ocultarlo. Pero fue más allá, en un arco temporal grande. Simplificando procesos, aumentando la velocidad de decisión. Hicimos mudanzas en San Pablo a un solo edificio, lo mismo en Río de Janeiro y otros lugares. También redujimos los costos variables de producción. También hay dos temas invisibles: el Management y la calidad de los procesos. La calidad es prueba tangible de una organización que funciona.

P.: ¿Hay posibilidades de que la pick up anunciada ayer se fabrique en Argentina?
C.G.:
Hay tres mercados fundamentales: extremo asiático, con Malasia y Tailandia, África y América Latina. Nuestra intención es traer la pick up con producción regional y Argentina es seria candidata para recibir el proyecto. Lo que importa es la competitividad de la planta de El Palomar para todos los modelos.

P.: ¿Los costos de producción de Argentina son beneficiosos para un nuevo proyecto?
C.G.:
No, pero estamos mejorando. La prioridad es el plan de transformación de la planta de El Palomar, donde estamos pasando de una terminal "normal" a una híper competitiva en términos de calidad. Estamos compactando la planta. Tiene muchos metros cuadrados y eso le da un mayor costo operativo. Adquirimos una fábrica de estampados. Queremos una operación ajustada, muy competitiva. Hay un potencial exportador que hay que liberar. Son temas que está trabajando ADEFA (la asociación de terminales) junto con el gobierno. El costo de mano de obra en Argentina es altísimo, similar al europeo. La devaluación de la moneda fue matizada por la inflación, no se pudo reposicionar el costo argentino. También hay temas de energía, de logística. Cuesta más llevar un coche de Buenos Aires a Santiago que hacerlo desde otro continente. Hay que empezar a trabajar.

P.: El Palomar está más destinada al mercado local que otras terminales argentinas, ¿puede cambiar eso?
C.G.:
Hoy somos el mayor productor de coches para el mercado interno desde hace una década. Somos líderes en venta de autos nacionales. Introdujimos la plataforma media, que funciona bien para el mercado interno. Para exportar un poco menos, porque en Brasil el segmento C no tiene tanto volumen. Y en los sedanes, sólo compran japoneses. El brasileño que compra sedanes es conservador y tiene como prioridad el valor residual, que es muy bueno en Toyota y Honda. Puede ser que nuestro desbalance sea mayor al de otros productores. Estamos alineando la planta para un proyecto de hacer 300 mil coches en toda la región.

P.: ¿Hay posibilidades de que llegue una nueva plataforma a El Palomar?
C.G.:
Haremos traer a la región una nueva plataforma que estamos desarrollando con la empresa china DongFeng. Nos permitirá competir en parte de los segmentos en que hoy estamos, porque es polivalente. Cuando yo asumí había cinco plataformas diferentes: Xsara Picasso, C3, 308, Berlingo y 207. Eso no es viable para dos plantas. Entonces definimos una estrategia para ir migrando a una estrategia de ganar rentabilidad antes de que la nueva plataforma llegue. Si no es una promesa. No llegará la plataforma EMP2 que se usa en Europa, porque es muy difícil para lograr integración local.

P.: El 54% del precio de un auto en Argentina son impuestos, ¿qué opinión tiene al respecto?
C.G.:
En Brasil es más complicado. Es menor al consumidor, pero el sistema tributario para las empresas es el más complicado del mundo. Es un tema que hay que tratar. La carga fiscal menor es en California, de un 7%. A 54% hay una brecha muy grande. Hay que tener madurez para entender esta cuestión. No es compatible una industria fuerte con reglas muy complejas. Lo vemos en México y Corea del Sur, donde es fácil y simple. Para el consumidor y para el que invierte. No se puede en un día desarmar un periodo. En Brasil y Argentina el periodo de recuperación será largo. Pero es preferible un crecimiento sostenido que tener alzas de 30% un año, caer 15% al siguiente.

Dejá tu comentario