"¿Es justo hablar de oligarquía sojera?"

Campo

Entre las principales críticas que hoy se dirigen contra la producción de soja en la Argentina se indica que ésta se encuentra concentrada en pocas manos, de ahí que se haya comenzado a reemplazar la expresión «oligarquía ganadera» por la de «oligarquía sojera».

Las tres provincias más importantes productoras de soja son: Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe. Sobre la base del Censo Nacional Agropecuario de 2002 las tres reunían un total de 49,3 millones de hectáreas. De ese total, el régimen de tenencia de la tierra por parte de sus propietarios es de alrededor de 63% a 68%, mientras que arrendadas se encontraban entre 20% y 25%.

«Pero una cosa es cómo está distribuida la propiedad de la tierra y otra cosa es la distribución en la producción. Empresas con pocas tierras arriendan superficies importantes para producir», sostiene la Bolsa de Cereales de Rosario en su último informe semanal.

El trabajo apunta a intentar desgranar los datos brindados por el Ministro de Economía, Martín Lousteau, acerca de que los productores de soja y girasol son alrededor de 84.000 y las compensaciones propuestas por el gobierno les llegarían a 62.500. La información oficial también subrayó que 20% de los productores es responsable de 80% de la producción y 80% restante sólo produce 20% del total. Sobre la base de los números mencionados, 20% de los 84.000 productores de soja y girasol son 16.800 productores y 80% son 67.200 productores. «Si los 16.800 productores (20% del total) son responsables de 80% de la producción (41,6 millones de toneladas) de soja y girasol y 1.848 productores (que están dentro de esos 16.800) son responsables de 26 millones de toneladas, el resto, es decir 14.952 productores, es responsable de 15,6 millones de toneladas, con una producción media de 1.043 toneladas cada uno.

Si consideramos un rendimiento promedio de 2,8 toneladas por hectárea, estos 14.952 productores tienen una superficie media de 373 hectáreas. Si estimamos un precio FAS para el productor de u$s 280 por tonelada, cada productor tendría un ingreso de u$s 292 mil. Si tenemos en cuenta que el costo por hectárea estaría en u$s 579 para la soja de primera, tendríamos un costo total de u$s 216 mil y un margen neto de u$s 76 mil, antes del Impuesto a las Ganancias», indicó la Bolsa en su estudio.

«Considerando una alícuota promedio de este impuesto de 25%, tendríamos una utilidad neta de u$s 57 mil. Si estimamos un precio de la tierra de u$s 8 mil la hectárea, las 373 hectáreas costarían alrededor de u$s 2.984.000. La renta de u$s 57.000 sería 1,91% del mencionado valor de la tierra.»

«¿Es justo llamarlos a estos casi 15.000 productores la 'oligarquía sojera' como lo hacen algunos? ¿Qué cabría decir, entonces, de los fabricantes de acero, aluminio, fertilizantes, automóviles, sectores mucho más concentrados?», pregunta luego la entidad.

«En el mercado de la soja -continúa el trabajo de la Bolsa rosarina-, como en otros granos, se encuentra la oferta y la demanda. La demanda, constituida por los exportadores y las fábricas de aceite, está muchísimo más concentrada. La función de las Bolsas, a través de los corredores de granos, es concentrar la oferta para que haya mayor equilibrio en las transacciones. ¿Es eso malo?».

  • Superficie

    El informe incluye una serie de argumentaciones: «Recordando que el año pasado se produjeron 52 millones de toneladas entre los dos cultivos, 20% de los productores habría producido 41,6 millones de toneladas, es decir 80%. Si consideramos una producción media de 2,8 toneladas por hectárea, esto significaría una superficie cultivada de alrededor de 14,9 millones de hectáreas».

    «El 80% de los productores de soja y girasol produce sólo 20% de la producción de 52 millones de toneladas, es decir, 10,4 millones de toneladas. Si dividimos esta cifra por 2,8 toneladas por hectárea, tenemos 3,7 millones de hectáreas. Si sumamos 14,9 millones y 3,7 millones de hectáreas, llegamos a una superficie de 18,6 millones de hectáreas, que es coincidente con la cifra que se habría cultivado en la campaña 2006/2007: 16,2 millones de hectáreas de soja y 2,4 millones de hectáreas de girasol», sostuvo la entidad.

    Por otra parte, se dijo también que se compensaría a 62.500 productores, siempre que su producción sea menor de 500 toneladas. «Si dividimos la cifra de siembra de 3,7 millones de hectáreas por 62.500 productores que recibirían compensación, tenemos una superficie media de estos productores de 59,2 hectáreas. Si multiplicamos esta cifra por 2,8 toneladas por hectárea, tenemos una producción por unidad productiva de 166 toneladas.»

    Se dijo también que 2,2% de los productores, es decir 1.848, se queda con la mitad de la producción de soja y girasol, es decir, con 26 millones de toneladas. «Si la producción media fue de 2,8 toneladas por hectárea, esos productores cultivaron en promedio 14.069 hectáreas cada uno. En muchos casos, estos productores no son dueños de las tierras que cultivan sino que la alquilan, lo que hace que la rentabilidad que obtienen se vuelca en parte a los dueños de las mencionadas superficies», concluye el informe.
  • Dejá tu comentario