"Las retenciones no son un impuesto"

Campo

El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, reiteró que la política de retenciones permitirá que la renta extraordinaria se utilice para redistribuir la riqueza, y afirmó que hoy hablará con la Presidenta para ver cuándo llaman a las entidades rurales a negociar.

El funcionario argumentó que las retenciones sirven para aplicar el dinero extra en planes como el que presentó ayer la Presidenta.

En diálogo con una radio porteña, el funcionario sostuvo que el tema de retenciones está cerrado y que "considerar un impuesto a las retenciones es un error total".

El jefe de ministros justificó que las retenciones "no son un impuesto", si no que "son herramientas de política económica con la que cuenta un Estado" y agregó que "el Poder Ejecutivo puede aplicarlas o puede no aplicarlas porque tiene que ver con la necesidad del Estado del momento".

Por otra parte, el funcionario aseguró que con el anuncio de obras públicas financiadas por las retenciones se puso "punto final" a la discusión sobre el aumento sobre los derechos de exportación.

"Se puso punto final a este punto. Con estos recursos vamos a hacer esto y no sigamos discutiéndolo porque muchos argentinos necesitan esto", remarcó Fernández.

De esa forma, el Gobierno nacional clausuró la posibilidad de retrotraer la situación al 11 de marzo pasado, cuando se aumentaron las retenciones, como venían reclamando las entidades agropecuarias.

Sin embargo, Fernández ratificó que con está política no están buscando "castigar" que se gane plata produciendo soja.

Pero sí consideró muy importante que comience a producirse otros productos, ya que "la producción de soja está desarmando otras producciones y eso reduce la oferta y eso es va en detrimento del consumo interno".

"Por hacer más soja se hace menos carme, se hace menos leche, se hace menos trigo y todo esto es detrimento del consumo interno", explicó Fernández.

Dejá tu comentario