Queja del campo llegó a Colombi vía chasqui

Campo

A pesar de los problemas que registra el campo correntino, el gobernador radical Arturo Colombi sigue eludiendo a los dirigentes sectoriales. Por eso, también, en el marco de la protesta nacional, debieron apelar a un joven chasqui, de apenas 12 años, para hacer llegar algunas de las múltiples inquietudes a la Casa de Gobierno.

Es que la provincia se encuentra sensiblemente más atrasada, incluso, que sus vecinas en términos de infraestructura (por ejemplo, ni siquiera hay energía en las zonas rurales más pobladas, faltan caminos, puentes, etc., incluyendo en las rutas nacionales, y otros déficits que encaren la producción correntina y le restan competitividad).

Tampoco la administración Colombi se hizo ver demasiado a nivel nacional cuando el brote de aftosa de 2006 (aún no aclarado oficialmente), o con la suba de más de 40% en el costo de la vacuna antiaftosa de la última dosis o, siquiera, con el atraso en aparecer la normativa nacional respecto de la liberación de las vacas conserva para la exportación -tema que afecta en forma central a los ganaderos correntinos- que, mayoritariamente, son de cría.

Ni hablar de los déficits de combustible, y su precio ($ 2,50 o más) que se registran en esa provincia mesopotámica desde hace más de 20 meses. Y eso cuando se consigue.

La falta de futuro de la ganadería local si se mantienen las restricciones a las exportaciones, los aportes desmedidos de retenciones que se aplican a los tabacaleros considerando que mayoritariamente son pymes y microproductores de 3-4 hectáreas, y hasta la falta de presencia provincial frente al secretario de Comercio, Guillermo Moreno, en temas como los precios de frutas y hortalizas, área en la que esta provincia ya perdió, por costos excesivos, buena parte de las hectáreas bajo cubierta que había llegado a desarrollar, fueron las principales razones que impulsaron al «chasque» para intentar, así, llegar hasta el gobernador con los crecientes reclamos.

Con presencia multitudinaria de productores en la plaza de la gobernación, las autoridades no tuvieron más remedio que recibir el duro documento. Sin embargo, la imagen que tanto Colombi, como su ministro de la producción, Alfredo Aún, intentaron dar del encuentro fue más social que de reclamo. Peor todavía, cuando se fueron sumando otros funcionarios como Alfredo Trassens (Hacienda), Miguel Bazzi (secretario de Producción), o la titular de la Cámara de Diputados, Josefina Meabe de Mathó, entre otros, todos muy interesados por aparecer en la foto oficial del acto, más que en solucionar los problemas de la producción correntina.

Dejá tu comentario