La supervivencia de la Liga Profesional, atada a los derechos de la televisación

Deportes

El titular de la AFA y los presidentes de River y Boca apoyan a Disney. En cambio, el mandamás de San Lorenzo a TNT y presentó la propuesta de Pierri, que fue rechazada. El presidente Alberto Fernández tiene la llave: si convalida fusión Fox-ESPN.

¿Por qué, si el presidente de la Liga Profesional del Fútbol y de San Lorenzo, Marcelo Tinelli, y su par de River, Rodolfo D’Onofrio, mantuvieron más de un encontronazo, ahora deberían caminar juntos por la misma vereda, bajo el sol, tomados de la mano?

¿Por qué si desde aquella vergonzosa y trunca elección del 3 de diciembre de 2015, el actual presidente de la AFA, Claudio “Chiqui” Tapia, uno de los soportes del entonces titular afista Luis Segura contra el otro candidato al sillón de Viamonte, Marcelo Tinelli, ahora deberían llevarse bien?

¿Por qué si a fines del año pasado Tapia le pidió al actual titular de la Liga Profesional del Fútbol que se abra de la negociación por los derechos de televisación del fútbol para cerrar la prórroga del contrato con Disney hasta 2030, no debería generar sospechas de un nuevo cortocircuitos entre ambos?

¿Por qué si a principios del año pasado el presidente de Boca, Jorge Amor Ameal, dijo que no estaba de acuerdo con el doble comando, cuando la extinta Superliga tenía los días contados, ahora deberían coexistir la AFA y la Liga Profesional de Fútbol?

Ahora, un nuevo caso los pone frente a frente: los derechos de la televisación del fútbol argentino y, tal vez, en esta definición esté supeditada la continuidad de la Liga Profesional. En octubre pasado, la AFA decidió rescindir el contrato con Fox Sports y había iniciado una batalla judicial con la compañía porque no se había informado el impacto local de una operación global: la adquisición de Twenty-First Century Fox por parte de Disney Latin America.

Sin embargo, el Gobierno dilata la definición sobre la fusión Fox-ESPN y el presidente Alberto Fernández le dice a sus ministros y funcionarios que Disney debe desinvertir. En este contexto, Tapia dio un giro de 360 grados y el último día de 2020 anunció el acuerdo por 45 millones de dólares con Disney. Tinelli lo avaló como vicepresidente de la AFA y titular de la Liga de Profesional de Fútbol. Después, se lo comunicó a los presidentes de los 24 clubes de fútbol, desde D’Onofrio y Ameal, quienes desde un primer momento se opusieron a la ruptura del contrato con Fox, hasta los de los equipos más chicos.

El tema sufrió otro giro inesperado cuando a mediados de diciembre Tapia le pidió a Tinelli que le permita negociar los detalles del contrato en forma individual con el gerente general de Disney, Guillermo Tabanera, y el jefe periodístico de ESPN, Juan Cruz Ávila. El argumento fue que en Disney había recelo con el conductor televisivo y lo consideraban el principal sostén de la operación que pretendía sellar TNT Sports para quedarse con la totalidad de los derechos televisivos.

Las esquirlas se perciben en la pantalla: mientras Tinelli es idolatrado en la señal de Turner Internacional, es denunciado y acusado de manera sistemática por los animadores de ESPN. “Me limpiaron”, le dijo Tinelli a un amigo que lo llamó días atrás para preguntarle cómo se explicaba el entendimiento con la empresa que era dueña de ESPN y se quedó en 2019 con Fox Sports.

El caso se agravó ante la insistente versión de que el exdiputado nacional justicialista y propietario de la empresa Telecentro, Alberto Pierri, había hecho una oferta por 55 millones de dólares que la AFA rechazó, pese a que superaba en u$s10 millones al ofrecimiento de Disney. Ese empresario había llegado al edificio de Viamonte para presentar su propuesta de la mano de Tinelli.

El 9 de diciembre pasado, mientras la negociación entraba en zona de definición, Pierri le envió a la AFA una oferta que nadie pudo superar. Ofrecía un plan de pagos para entregar 35 millones ese mismo mes y los restantes 20 millones en junio de 2021. La AFA aún no dio los motivos por los que rechazó la oferta superadora de Telecentro, aunque a través de voceros dio a entender que la comparación de montos es arbitraria, ya que Disney ofreció pagar los 45 millones en bonos cifrados en dólares, mientras Telecentro aportaba 55 millones de dólares valuados a la cotización oficial.

A partir de esta decisión se abre un panorama poco claro sobre el contrato que la AFA firmó, en el último día de 2020, con la compañía estadounidense, cuando meses atrás todos los clubes -salvo Boca (Ameal) y River (D’Onofrio)- rompieron el vínculo contractual con Fox. Esta inesperada comunión entre Tapia, D’Onofrio y Ameal, ponen a Tinelli en la vereda de enfrente, además de comenzar a despertar el malestar de gran parte de los dirigentes del resto de los clubes.

Ante esta situación, Tapia le prometió a los clubes pagar esta misma semana la primera cuota del contrato que firmó con The Walt Disney Company Latin America por los derechos de televisación. La fecha indicada para la primera cuota de 30 millones de dólares era el 18 de enero -la segunda de u$s15 millones, se abonará en julio-, pero Tapia le informó a la dirigencia que hubo una demora que será subsanada en breve.

Sin lugar a dudas, los derechos de la televisación de los partidos de fútbol trascienden lo estrictamente deportivo y comercial. Ya ingresó en la agenda política tras los trascendidos en los pasillos de la Casa Rosada que indican que Alberto Fernández impugnaría la fusión de Fox-ESPN. El presidente puede aplicar el dictamen que la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia difundió en noviembre pasado. En el mismo, se cuestiona la posición dominante de un gigante que concentra el 64% de las señales deportivas por televisión paga.

Fernández rechaza la propuesta de funcionarios de su gobierno que sostienen que Disney debe ceder derechos pero puede quedarse con todo lo demás y sostiene que la compañía debe desinvertir, como sucedió en Estados Unidos. El contrato que firmó la AFA agrava el problema, porque además de TNT, que pretendía quedarse con todo el negocio del fútbol, y del exdiputado justicialista Alberto Pierri, hay otros grupos poderosos que pugnan por el 50% de Fox, ahora en manos de Disney.

Uno de ellos es Clarín que, a través de TyC Sports, mantiene la explotación de los derechos del seleccionado argentino y del fútbol de ascenso, y los tentáculos de Disney podrían en un futuro apoderarse de su negocio. Por eso, se desató una guerra entre los periodistas de TyC Sports con Mario Pergolini, vicepresidente

Dejá tu comentario