Al final, Boca pudo salvar un empate

Deportes

Unos minutos antes de salir a jugar en el vestuario de Boca deben haber festejado el empate entre San Lorenzo y River. Es que Boca sabía de antemano que un triunfo lo ponía a un punto de San Lorenzo y lo alejaba de Estudiantes y River, pero eso en lugar de darle fuerza para salir a vencer a Arsenal con todo pareció relajarlo.

Boca se fue complicando solo ante un rival que habitualmente lo es. Arsenal es de esos rivales que tienen mucho oficio para manejar la pelota lejos de su arco, que parecen intrascendentes ofensivamente, pero en una pelota detenida o en un contraataque lastiman y son letales.

El técnico Gustavo Alfaro armó un esquema con mucha lucha en la mitad de la cancha, pero con jugadores que a la hora de manejar la pelota no son ningunos negados. Miguel Angel Russo reservó a Palacio y Banega, y sus reemplazantes no estuvieron a la altura de los titulares.

Bruno Marioni desperdició, a veces groseramente, cada una de las oportunidades que tuvo y Nicolás Bertolo tuvo movilidad, pero le faltó precisión para ser salida, por lo que Boca fue impreciso en el medio campo y Riquelme no tuvo un «socio» para tocar.

Por eso, después del gol de Arsenal, Russo volvió a poner los titulares para tratar de revertir la historia y lo logró a medias, porque si bien consiguió el empate con un cabezazo de Riquelme ante un centro de Ibarra, no pudo ganar el partido. Un poco por la tenaz resistencia de una defensa que fue muy firme y otro por la falta de fortuna de Palermo en un par de centros que no conectó por centímetros.

Arsenal se conformó con el empate y cometió el error de meterse muy atrás por lo que terminó asediado en su área.

Boca no pudo ganar, pero al menos no perdió, por lo que todo sigue igual salvo que falta una fecha menos.

Dejá tu comentario