22 de octubre 2012 - 22:42

Con una goleada, Gimnasia recuperó la punta

Gimnasia y Esgrima La Plata recuperó la punta de la B Nacional.
Gimnasia y Esgrima La Plata recuperó la punta de la B Nacional.
Gimnasia y Esgrima La Plata goleó de local a Crucero del Norte de Misiones, por 5-0, y volvió a ser líder del torneo de la Primera B Nacional, en el partido que cerró la 11ª jornada.

Los goles del conjunto dirigido por Pedro Troglio fueron convertidos por Facundo Pereyra, en tres oportunidades, y Osvaldo Barsottini, en dos.

El local entendió rápido cómo debía jugar en una cancha anegada por la gran cantidad de lluvia que se registró en la jornada. Al minuto, el local ya había tenido dos oportunidades para abrir el marcador.

La primera fue a los 5 minutos con un pase de Omar Pouso para Pereyra, que remató desviado desde buena posición. Después estuvieron las chances que tuvo Franco Mussis, a los 9, cuando metió un zurdazo que se fue pegado al palo izquierdo de Julio Gaona.

A los 13 se la sacaron también a Mussis, justo antes de que definiera y a los 19 remató desviado desde afuera.

Los buenos trabajos de Mussis, Pouso y Nicolás Cabrera dieron sus frutos a los 25 cuando el ex Independiente ejecutó un tiro libre desde la izquierda, que rechazó la defensa y permitió el zurdazo esquinado de Facundo Pereyra, desde afuera, para el 1-0.
Siete minutos más tarde Cabrera metió otro centro desde la izquierda, al que Barsottini le puso la cabeza para el 2-0. Enseguida, Nicolás Romat se perdió el descuento de Crucero con un cabezazo que se fue afuera.

A los 38, tras un córner a favor de los misioneros, salió de contra Gimnasia y Pereyra dio un pase a Lucas Licht, quien ingresó por derecha y se la ´picó´ a Julio Gaona pero la pelota se fue por arriba del travesaño.

Pero a los 42, el equipo local definió el pleito. Cabrera condujo el avance, le tocó la pelota a Mussis que le metió una asistencia a Pereyra, que definió con zurdazo alto.

En el complemento siguió la misma tónica para Gimnasia con un buen trabajo del medio, la seguridad en defensa y la contundencia de Pereyra arriba, bien acompañado por Matías Quiroga.

Así siguieron llegando más goles como a los 67 con una jugada preparada: centro de Licht, cabezazo de Ignacio Fernández y otro de Pereyra para el 4-0.

El resultado se cerró a los 72, cuando Barsottini la quitó en el fondo, se la dio a Cabrera que se la cedió a Ignacio Fernández, quien tiró un centro rasante para que el exdefensor de Instituto de Córdoba definiera entrando por el segundo palo.

Con este resultado, el conjunto de Troglio, que venía de conseguir una importante victoria como visitante de Douglas Haig de Pergamino (1-0), llegó a los 22 puntos y le sacó uno a su escolta, Olimpo de Bahía Blanca.

Por su parte, Crucero del Norte (18), en su primer experiencia en la categoría, no pudo seguir su buena racha, ya que venía de derrotar a Aldosivi de Mar de Plata (2-1) como local.

En el otro partido de la jornada, Huracán dejó escapar un triunfo clave en su lucha por abandonar los últimos puestos de la tabla, al igualar 1 a 1 con Atlético Tucumán, que encontró su gol sobre el final del partido. 

Eduardo Domínguez puso en ventaja a Huracán en el primer tiempo, mientras que empató Matías Ballini en la parte final.

Cuando en el partido no pasaba mucho y se repetían las imprecisiones y los resbalones de los futbolistas por el estado del campo de juego, el local se encontró con la ventaja cuando había hecho poco para conseguirla.

A los 18 minutos, Federico Mancinelli luchó una pelota en el área y el rebote le quedó a Domínguez, quien con tranquilidad acomodó el cuerpo, abrió el pie izquierdo y la colocó en el palo más lejano de Ezequiel Cacace.

Con el resultado a favor, el conjunto de Parque Patricios empezó a defender más cerca de su área y sufrió los desacoples defensivos por contar con una línea de cuatro compuesta por dos debutantes (Rodrigo Erramuspe y Guillermo Sotelo) y un lateral (Mancinelli) que habitualmente es central.

Ante esto, la visita tuvo tres situaciones para empatar pero se fue al descanso masticando bronca.

La segunda etapa transcurrió de la misma manera, el dueño de casa en el intento de manejar la pelota y los tucumanos sin ideas para llegar al empate.

Cuando parecía que Huracán, sufriendo el partido, se llevaba el ansiado triunfo, el juvenil Sotelo derribó en el área a César Montiglio y el árbitro Pablo Díaz pitó el tiro penal.

El encargado fue el goleador del campeonato Luis Rodríguez, pero su remate estrelló el travesaño. Sin embargo, luego de una serie de rebotes en el área chica, Matías Ballini empujó la pelota al fondo del arco.

Alegría para el puñado de tucumanos y desazón para los hinchas locales que se ilusionaron con un ascenso y hoy pelean por no descender de categoría.

Dejá tu comentario

Te puede interesar