5 de marzo 2014 - 23:27

Condenan a prisión a exjugador de Barcelona y la selección rumana

Popescu fue condenado a tres años de prisión.
Popescu fue condenado a tres años de prisión.
El exjugador de Barcelona Gica Popescu es uno de los ocho altos responsables del fútbol rumano condenados a penas de prisión por la justicia de su país, por traspasos irregulares de futbolistas entre 1999 y 2005.

Popescu, uno de los jugadores de la mejor selección de la historia del fútbol rumano (en los años 90), fue condenado a una pena de tres años, un mes y diez días de cárcel.

En la tarde-noche del martes ingresó en una prisión de Bucarest, indicaron fuentes policiales.

Popescu jugó en Barcelona entre 1995 y 1997, ganando una Recopa, una Copa del Rey y la Supercopa de España. También jugó en otros equipos europeos como PSV de Holanda, Tottenham de Inglaterra y Galatasaray de Turquía.

George Copos, expatrón de Rapid de Bucarest (1ª división) recibió una condena de tres años y ocho meses de cárcel, mientras que el expresidente de Dínamo de Bucarest, uno de los principales equipos del país junto al Steaua, fue condenado a seis años y cuatro meses de prisión.

Dos agentes de jugadores, Ioan y Victor Becali, primos del polémico propietario del Steaua y político George Becali, actualmente en prisión por otros casos de corrupción, también fueron condenados a penas de seis años y cuatro meses y de cuatro años y ocho meses, respectivamente.

Estas condenas fueron anunciadas en la víspera del partido amistoso que enfrentó a Rumania contra Argentina en Bucarest, por el Tribunal de Apelación y son definitivas, poniendo fin así a uno de los mayores escándalos de corrupción en el fútbol
rumano.

Los condenados estaban acusados de haber declarado sólo parte de los ingresos obtenidos por el traspaso de una docena de jugadores rumanos a clubes europeos.

Según la Fiscalía Anticorrupción (DNA), una parte del dinero desviado se ingresó en cuentas de las Islas Vírgenes y de Holanda para uso personal de los inculpados.

Entre los jugadores que fueron traspasados en esa época figuran los futbolistas de la selección Nicolae Mitea (de Dínamo de Bucarest a Ajax), Cosmin Contra (de Dínamo a Deportivo Alavés) e Ionel Ganea (de Gloria Bistrita a Stuttgart alemán).

Según la DNA, por estas transacciones ilegales el Estado rumano habría dejado de ganar alrededor de 1,5 millones de dólares (1,1 millones de euros), las pérdidas para los cuatro clubes afectados rondarían los 10 millones de dólares y la Federación Rumana habría dejado de ingresar unos 600.000 dólares.

El proceso comenzó en octubre de 2008 y los acusados fueron absueltos en un principio, aunque posteriormente fueron condenados en apelación, antes de que se repitiese de nuevo el juicio.

Dejá tu comentario

Te puede interesar