1 de julio 2013 - 10:27

Del Potro logró mucho más que una victoria

Del Potro derrotó a Seppi.
Del Potro derrotó a Seppi.
(Desde Londres.-) Lo gritó, lo celebró y miró al cielo más que nunca. Sabe que no es una victoria más en su carrera. Juan Martín Del Potro ganó en octavos, pese al dolor, alcanzando los cuartos de final en Wimbledon por primera vez y logrando haber alcanzado esta instancia en los cuatro Grand Slam.

El tandilense le ganó bien al italiano Andreas Seppi, con un marcador de 6-4, 7-6 (2) y 6-3. La rodilla dolía y lo complicaba ciertos movimientos. "Ahora vamos a ver", le dijo a los periodistas presentes en su entrenamiento matutino, donde no quiso confirmar si iba a jugar. Había practicado con intensidad, aunque sin hacer desplazamientos ampulosos.

Finalmente, decidió jugar y arriesgar. Al europeo lo venció con merecimiento, tal vez sin la opulencia de los otros tres partidos, pero en tres sets, que es lo que todo tenista busca.

El comienzo del match lo mostró sin confianza en sus movimientos, como buscando la seguridad del piso en cada paso. Jugaba sin exceder en potencia para no perjudicar su pierna. La estrategia le funcionó porque de a poco fue entrando en calor y mejorando su andar.

Durante los primeros games evitó pegar tanto de revés y utilizó el slice para no forzar su rodilla. Bancó los puntos largos y volvió a tener una gran jornada en su defensa y con su saque, a esta altura del torneo vital para cualquier jugador.

A pesar de no estar al 100% de sus capacidades, siempre buscó el quiebre y lo logró en el séptimo game. Fue difícil para Seppi localizar las fallas de Del Potro para revertir la diferencia.

Para el segundo set, el Court 1 comenzó a llenarse luego de la decepción local tras la derrota de Laura Robson en el partido anterior. Con más gente, los jugadores también exhibieron más tenis y disputaron un parcial parejo, con chances de ambos lados.

La "Torre de Tandil" tuvo su momento más flojo del torneo, con algunas fisuras que el italiano encontró y aprovechó para nivelar aún más el partido. En el cierre del set, el número 8 del ranking tuvo pequeñas falencias con su saque y por eso fueron a un desempate.

Como en cada ocasión importante del campeonato, Del Potro jugó fantástico el tie break. Sacó una rápida ventaja de 5-2 con la complicidad de Seppi, que estaba tan aturdido que se equivocó de lugar cuando tuvo que sacar y fue la risa de los casi ocho mil asistentes.

En el tercer set Del Potro volvió a ser una aplanadora, como en sus otros encuentros. Quebró de entrada, se puso 2-0 y mantuvo la ventaja, aunque lo más justo sería decir que todo el tiempo buscó aumentar diferencias, sin especular.

También tuvo tiempo de interactuar con el público, como cuando fue a buscar un drop a la red y su toque fue tan fuerte que terminó tapándose la cara con vergüenza. Aunque la victoria estaba en juego, siempre ayuda en un partido tan tenso descontracturar aunque sea por unos momentos.

Al fin de cuentas, fue un triunfo más importante en lo emocional que en lo tenístico. Del Potro ganó jugando bien a pesar de las limitaciones físicas que le impidieron moverse correctamente durante el primer set. Se sobrepuso, mejoró, y se llevó una victoria que suma en la confianza para olvidarse de las molestias.

Está en cuartos de final del tercer Grand Slam de la temporada por primera vez, sumándose a lo hecho por Guillermo Vilas en 1975 y 1976, y a David Nalbandian en 2002 y 2005.

Allí chocará contra David Ferrer, que en el duelo entre ambos lleva la ventaja por 6-2 incluyendo un partido en Holanda en 2008 y otro aquí mismo el año pasado. Este lunes el valenciano tuvo que trabajar más de lo pensado para vencer al croata Ivan Dodig por 6-7 (3), 7-6 (6), 6-1 y 6-1.

Del Potro tiene una buena oportunidad de anotarse otra semifinal de Grand Slam (las anteriores fueron Roland Garros y US Open 2009) ante un Ferrer que siempre es complicado. Para eso habrá que esperar la evolución de su rodilla, porque de tenis y confianza está en uno de sus mejores momentos.

Dejá tu comentario

Te puede interesar