26 años después, sigue el clásico rosarino: Central no recibirá a Maradona con homenaje

Deportes

Desde la dirigencia del club de Arroyito confirmaron que el entrenador de Gimnasia será recibido "como un técnico más". Diego jugó en Newell's un puñado de partidos durante 1993 y 1994 y la relación no quedó buena.

Los dirigentes de Rosario Central recibirán al entrenador de Gimnasia y Esgrima La Plata, Diego Maradona, "como a un técnico más", el sábado a las 19.40 cuando jueguen en el Gigante de Arroyito un partido clave en la lucha por escapar del descenso.

Consultado por Télam sobre si la comisión directiva le entregará una plaqueta o un banderín a Maradona, un dirigente advirtió que el DT "será recibido como un técnico más que viene al Gigante".

Maradona construyó una relación especial con la ciudad de Rosario, luego de que jugó para Newell's, entre fines de 1993 y principios de 1994, antes de partir abruptamente del club del Parque Independencia, cuando faltó a un amistoso contra Vasco da Gama de Brasil, durante la pretemporada en Mar del Plata.

Luego, cuando dirigió a la selección argentina, en las eliminatorias para el Mundial Sudáfrica 2010, Maradona sorprendió con su elección del Gigante de Arroyito para jugar el clásico sudamericano contra Brasil, el 5 de septiembre de 2009.

"Si es por mí, quiero jugar en la cancha de Boca o en la de Rosario Central para meter a los rivales contra un arco, contra las tribunas", declaró entonces Maradona tras la ajustada victoria por 1 a 0 que su equipo consiguió ante Colombia el 6 de junio de 2009.

Aquella fue una noche fatídica para la selección de Diego, Lionel Messi y Juan Sebastián Verón, que perdió 3 a 1 con Brasil. Además, el Gigante de Arroyito sufrió el bochorno de la reventa de entradas, por la cual miles de hinchas se quedaron afuera con su boleto en la mano, como le sucedió hasta al exjugador y entrenador "canalla" y de la selección, Edgardo Bauza.

Como el folclore futbolero y el ingenio popular no descansan, aquella vez algunos hinchas "canallas" se burlaban de su eterno rival con una frase que decía: "Tu Dios eligió mi templo por el aliento de mi gente".

En la otra tribuna, los hinchas "rojinegros" retrucaron con una foto de Maradona y la leyenda "Nunca lo tendrás".

Y una muestra cabal de lo que significa Diego en el planeta del fútbol rosarino la dejó el sempiterno Roberto "Negro" Fontanarrosa, cuando contó en una vieja entrevista con El Gráfico: "Yo nunca madrugo, pero mi mujer me conoce y me llamó temprano sólo dos veces: cuando recuperamos las Malvinas y cuando Maradona vino a Ñubel".

Rápido de reflejos, el extinto dibujante, humorista y escritor remató sobre el fugaz paso de Diego por Newell's: "Es como si tu vecino más odiado se compra un Mercedes, pero no lo puede sacar de la cochera".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario