Ironía inglesa: hablan de "la nueva mano de Dios"

Deportes

Dejá tu comentario