La lucha por volver

Deportes

Cuando un club trascendental en el fútbol argentino sufre el descenso, una de las primeras preguntas que se genera es ¿cuándo volverá? Instituciones como San Lorenzo en 1982 y Estudiantes en 1994, lograron retornar a la A en tan sólo un año. Rosario Central la temporada pasada no pudo revertir el pésimo promedio que tenía y fue condenado al descenso por cuarta vez en su historia (1941, 1952, 1984 y 2010).

En la década del '80, los rosarinos también supieron volver la máxima categoría con facilidad tras ganar veinticinco partidos, empatar diez y perder siete, además de conseguir lo que ningún equipo logró: salir campeón tras haber ascendido

En este nuevo desembarco en la B Nacional, el club de Arroyito transita en una irregular campaña. "Nunca pensamos que sería fácil, pero llegada la fecha 30 creíamos que íbamos a estar dentro de los cuatro primeros", expresó a ambito.com el presidente de Rosario Central, Norberto Speciale. En lo que va del certamen los Canallas cosechan 42 puntos y están lejos de los primeros lugares, pero su aspiración pasa por conseguir una ubicación que le permita disputar una Promoción con un equipo de la A.

Ese objetivo se vislumbra con mayor claridad a partir del arribo de Omar Palma a la conducción técnica del equipo para reemplazar a Héctor Rivoira, quien tuvo un irregular desempeño tras dirigir 14 partidos, en los que obtuvo apenas el 40,48 por ciento de los puntos, producto de cinco triunfos, dos empates y siete derrotas. El "Negro" es el tercer entrenador que asume en el equipo (ya que el ciclo en el ascenso lo comenzó Reinaldo Merlo) quien sumó 9 de 15 puntos disputados.

"La llegada de Palma fundamentalmente se produce por ser un hombre de la casa, un ídolo, y consideramos que sólo alguien que sepa lo que significa nuestra camiseta, podrá revertir esta situación", contó el titular de la entidad rosarina.

Bajar de categoría no sólo genera trastornos en lo futbolístico, sino también en el plano económico. Los ingresos de televisación disminuyen, el plantel se devalúa y el equipo no aparece tan atractivo para los auspiciantes.

"El perjuicio es muy grave. De recibir $ 16 millones por la TV, pasamos a cobrar solo $ 3 millones, que este año no lo hicimos porque la gestión anterior los había pedido anticipadamente. Incluso, solicitó $ 2 millones más de lo que le correspondía a la B Nacional, es decir, quedamos debiendo a la AFA esa plata, pero ya la pagamos", reveló el titular de la institución auriazul.

"En cuanto al merchandising hace muy poco venció el contrato que el club tenía y en este momento estamos renegociando con distintas empresas, incluso evaluando la instalación de dos locales para venta directa. Respecto al marketing la realidad es que los contratos que renovamos duplicaron y en algunos casos triplicaron los ingresos de la gestión anterior, ante un trabajo excelente de la gente que maneja esta área, con el lema de que 'Central juega en otra divisional pero jamás perdió la categoría de equipo grande'", agregó el directivo.

En tanto, comentó sobre la dificultad de las inferiores en el ascenso porque no hay campeonato de reserva: "En el Nacional al no tener reserva le quita nivel de competencia a los futbolistas. Por eso, organizamos con varios clubes de la B un minitorneo. Esto nos ayudó bastante, además, nuestros juveniles juegan en inferiores de AFA y en el torneo Molinas de Rosario". Y por último sentenció: "Además contando con un técnico de la casa, seguramente comenzaremos a mirar para adentro y no pensar solamente que la solución viene de afuera".

Respecto a los jugadores relevantes que están en el equipo, el dirigente manifestó: "El Kily (por Cristian González), no vino a Central por el contrato, el cual se firmó por una exigencia legal, si fuera por el ni se firmaba. Su vínculo con la institución es normal comparado con otros futbolistas del plantel".

"Figueroa (Luciano) está en el club con un contrato que viene de la gestión anterior cuando Central se encontraba en la A. Por eso, estamos hablando para reconsiderarlo al menos mientras estemos en el Nacional B. Lo de Méndez (Jesús) es algo muy especial ya que venir de Boca a jugar al Nacional, no hay contrato que lo pague. Vino porque es de la casa y quiere colaborar con el equipo en estas circunstancias", agregó Speciale.

A diferencia de su última participación en la categoría, el retorno de los "Canallas" a la A está más lejos de lo esperado, pero su aspiración es alcanzar la promoción y así poder repetir lo conseguido en 1984, volver en tan sólo un año.

Dejá tu comentario