La Selección partió en silencio

Deportes

Sin brindar una conferencia de prensa, sin el calor de la gente, casi en silencio, partió hacia Venezuela el plantel de la Selección argentina integrado por 22 jugadores, entre los que se encontraba Juan Román Riquelme, pero con la ausencia del defensor Javier Pinola.

La Selección se fue casi en silencio, a tal punto que la lista oficial fue dada a conocer apenas un rato antes de que el plantel se embarcara para jugar la Copa América. Ahí quedó confirmado que, además de Riquelme, había otros tres jugadores de Boca convocados: Hugo Ibarra, Daniel Díaz y Rodrigo Palacio.

La decisión del entrenador de marginar a Pinola fue a contrapelo de lo que había manifestado públicamente 20 días atrás, cuando aseguró que no iba a hacerles «perder tiempo» a los futbolistas que desde el lunes 11 del corriente estuvieron entrenando con él en Ezeiza.

Ante estas manifestaciones y la posibilidad firme de ir a Venezuela, Pinola resolvió postergar su casamiento, que tenía previsto para el próximo sábado. Sin embargo, el entrenador, que se ufana constantemente de ser un defensor a ultranza de los «códigos de vida» que «deben aplicarse al mundo del fútbol», esta vez tomó un atajo que terminó perjudicando al jugador del Nuremberg alemán.

Pinola había sido convocado porque Basile consideraba que necesitaba un lateral izquierdo en el plantel, ya que no tiene ninguno que « naturalmente» afronte esa función (Gabriel Heinzese mueve por esa zona de la defensa en el Manchester United, pero es originalmente marcador central).

La Selección se fue en silencio, sin el micro pomposo que lo trasladó hasta Ezeiza cuando viajó para jugar el último Mundial y sin ese calor de la gente, que amaba al plantel que se fue como candidato a Alemania, y que no pudo pagar ese afecto con buenas labores futbolísticas.

Tal vez por eso este plantel -integrado por muchos de aquellos jugadores- partió en silencio. Porque esta vez, lograr el título es una obligación en una devaluada Copa América. No traerlo será otro fracaso y el fin de un ciclo para muchos experimentados jugadores que no cosecharon título alguno con la celeste y blanca.

Dejá tu comentario