Los escándalos de Osvaldo: fue echado de siete clubes

Deportes

La precipitada salida de Daniel Osvaldo de Boca se produjo en cuestión de horas luego de un incidente puntual en Montevideo, pero no sorprendió a nadie. El delantero, que ya vistió 12 camisetas en 11 años de carrera, tiene muy malos antecedentes ya que en siete de ellos se retiró envuelto en algún escándalo, sumado a cuando lo expulsaron de la Selección italiana por indisciplina.

La vuelta de Osvaldo a Boca para formar dupla con Carlos Tevez en la delantera generó una gran expectativa que se fue esfumando con el correr del tiempo. Llegado a principios de enero para poder hacer la pretemporada completa, las constantes lesiones le permitieron jugar apenas 5 partidos donde no convirtió goles. En su anterior estadía, completó 16 jugos en el semestre donde convirtió 7 tantos, aunque ninguno de ellos fue en partidos trascendentes o ante algún grande.

Osvaldo debutó en Huracán y luego pasó por 11 clubes: Atalanta, Lecce, Florentina, Bologna, Roma, Juventud e Inter, de Italia, Espanyol de España, Southampton de Inglaterra, Porto de Portugal y Boca, donde completó dos periodos de seis meses cada uno.

Luego de pasar por Huracán, Atalanta -donde apenas jugó 3 partidos y convirtió un gol- y Lecce, Osvaldo llegó a Florentina en 2007, donde experimentó su primera salida traumática: luego de recibir una expulsión se retiró de la cancha insultando a los hinchas que le recriminaban su actitud. El presidente de la institución en ese momento, Diego Della Valle, aseguró que ese comportamiento no era aceptable y que sería transferido.

El delantero pasó a Bologna donde tuvo dos regulares temporadas con 3 goles en 28 partidos. De allí se fue al Espanyol catalán, equipo donde fue muy querido hasta que Roma posó sus ojos en él quien, para forzar su salida, dejó de asistir a los entrenamientos sin dar aviso alguno.

En la Roma duró dos años donde convirtió 28 goles y se ganó a los hinchas. Sin embargo, otra vez su mal genio le valió abandonar la institución. Primero, se peleó con Erik Lamela en el vestuario porque no le pasó una pelota y lo golpeó. Al poco tiempo, insultó vía Twitter al entrenador del equipo, Aurelio Andreazzoli, por haberlo sacado en la final de la Copa Italia ante la Lazio. Esta actitud le costó ser borrado de la Selección italiana cuando se perfilaba para jugar la Copa Confederaciones en 2013 y el Mundial en 2014.

Tras su traumática salida de Roma llegó a Southampton, donde el entrenador Mauricio Pochettino decidió apartarlo del equipo por "indisciplina y falta de profesionalismo". Apenas estuvo seis meses y disputó 13 partidos.

El destino lo llevó de nuevo a Italia, donde conformó una gran delantera con Tevez en la Juventus, donde jugó 18 partidos y marcó 3 goles. Esto le valió que una temporada después lo contratara Inter, donde protagonizaría otro escándalo que lo dejaría sin club: tras una pelea con Mauro Icardi, sería separado del plantel por 10 días. Cuando tenía que regresar a los entrenamientos "Danistone", decidió no presentarse, lo que generó un enfrentamiento con Roberto Mancini, quien lo dejó afuera del equipo tras una acalorada discusión.

Con las puertas de Europa cerradas, Osvaldo desembarcó por primera vez en Boca, experiencia que apenas duraría 6 meses por el escándalo mediático que protagonizó con su exmujer, Jimena Barón, quien lo acusó por violencia de género. Con él en todas las portadas de las revistas del corazón, y casi sin mención en las deportivas, buscó refugio en Portugal, donde el Porto le abrió las puertas.

Europa volvía a brindarle una oportunidad a Osvaldo, quien la dilapidó en apenas 6 meses. Con sólo 1 gol, de penal, en 12 partidos, acusó que no logró adaptarse y forzó su salida a Boca. Lo que ocurrió después es cosa sabida: las lesiones le permitieron jugar apenas 5 partidos y ante Nacional por la Libertadores se retiró del campo de juego sólo, sin saludar a los hinchas, discutió con Guillermo Barros Schelotto y se prendió un cigarrillo en el vestuario, lo que le valió un nuevo ticket de salida.

Dejá tu comentario