Messi asegura que no le importa "ser el mejor" del mundo

Deportes

No obstante, el astro argentino reconoció que le sigue costando sobreponerse a las derrotas

"No me importa ser o no ser el mejor, para mí es suficiente que me consideren como uno de los más grandes de la historia", afirmó el astro argentino Lionel Messi, flamante vencedor del Balón de Oro por séptima vez en su carrera.

A días de recibir el galardón otorgado por "France Football" y en diálogo con esa misma revista, el capitán de la selección

"albiceleste" pareció responder así a las polémicas que suscitó su nueva consagración.

Entre quienes manifestaron su disconformidad se destaca obviamente el astro luso Cristiano Ronaldo, que suma cinco

Balones de Oro en su carrera y acaba de superar la barrera de los 800 goles en partidos oficiales (801 para ser exactos) tras el doblete convertido en la victoria de Manchester United sobre Arsenal por la Premier League.

En relación con esa disputa muchas veces ajena respecto de quién de los dos es el mejor jugador del planeta, Messi destacó: "Mantuvimos una competencia dura durante varios años en la Liga Española y fue maravillosa porque nos ayudó a crecer a los dos, pero yo sólo quería superarme a mí mismo para ser mejor y no mejor que los demás".

En un año en el que alzó su primer título con la selección mayor (fue campeón mundial juvenil y campeón olímpico), Messi también suele ser comparado con el inolvidable Diego Armando Maradona, campeón mundial en México 86 de cuyo fallecimiento se cumplió el 25 de noviembre el primer aniversario.

"Nunca le presté atención a esa comparación, pero pasé un período complicado con la selección por cosas que van más allá del fútbol", destacó el capitán del combinado en el que alguna vez fue entrenado por Maradona (el Mundial de Sudáfrica 2010) y que hoy, al mando de Lionel Scaloni, aseguró por anticipado su clasificación al Mundial de Qatar 2022 junto con Brasil.

Messi sí reconoce no ser un buen perdedor: "Perder siempre hace mal y es algo a lo que aún hoy me cuesta acostumbrarme. A veces la rabia me dura, pero intento convencerme a mí mismo que pronto tendré revancha".

Finalmente, Messi destacó el gesto de Neymar, su amigo y compañero de equipo en París Saint-Germain que actualmente se recupera de una grave lesión, cuando él arribo al club parisino a comienzos de esta temporada y el brasileño le ofreció la casaca número 10 del equipo de Mauricio Pochettino.

"Fue un gesto extraordinario de su parte, pero yo consideré que le pertenecía y era justo que él la siga usando. Opté por usar el número 30 porque me gusta", aseguró.

Temas

Dejá tu comentario