14 de diciembre 2022 - 21:37

La mirada profesional: ¿por qué las lesiones afectaron al Mundial de Qatar?

Una fecha inusual producto del clima, la clave que dan el Dr. Damián Siano y Fernando Signorini, histórico preparador físico del fútbol argentino. La falta de tiempos acordes también incidió en forma negativa.

Benzemá, una de las tantas víctimas del Mundial de Qatar.

Benzemá, una de las tantas víctimas del Mundial de Qatar.

FFF

Durante largas semanas, todos los fanáticos del fútbol imploraron que sus ídolos no sufran ningún contratiempo. A algunos les fue mejor que a otros, pero todos sufrieron. Debido a las altas temperaturas del verano local, Qatar 2022 rompió la tradición de jugarse una vez finalizada la temporada europea, ente junio y julio. Esto llevó a que los futbolistas piensen en la Copa en una época inusual, y sus consecuencias fueron lesiones de todo tipo. ¿Qué explicación hay para tantas bajas, antes y durante la competencia?

Ámbito consultó a dos profesionales de máximo renombre en el mundo del deporte para explicar por qué el Mundial de Qatar –y millones de hinchas en el todo el planeta- sufrieron por las decenas de bajas (incluidos Paul Pogba, N'Golo Kante, Karim Benzemá y Sadio Mané) que mermaron tanto el espectáculo como la esperanza deportiva. La fecha de competencia fue el factor decisivo.

“Es el mundial de las lesiones. Es desubicado en tiempo y espacio, los jugadores llegan cansados. Tuvieron una semana y ya comenzó el torneo, antes se preparaban más tiempo y se fueron acortando los plazos”, argumenta Damián Siano (MM 91929), traumatólogo especializado en el deporte en diálogo con este medio.

En ese sentido, el médico aduce: “Entiendo que los dólares mueven todo, pero se olvidan de algo importante: cuidar a los jugadores. No nos podemos arriesgar a que las estrellas del fútbol lleguen con lo último, cuando en esta época están pensando en la Navidad. No están acostumbrados a tener este stress psíquico y deportivo en esta época del año. Son momentos de carga mental y psicológica muy grande”.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FClC-pySsG3T%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABADM0p4qsGzro9YmctQiSIn7Yc8mZAZAhjOh60xpPYuQX8eZCuJfMn1qrNaW6mDWH69J2ZBYk4K2eYt2eif1DkIltVLRE7NREqPYtHNs2sUkPJDAtlHpKNO951meZCqr9kN9A8s1hxMzSxeZCRQTmH8KLYLYYBCSwZDZD

A esta altura del torneo, la premisa es clara: disputar una cita de tamaña envergadura a mitad de temporada tradicional, luego de una acumulación de partidos sin precedentes para cumplir con los calendarios, resultó perjudicial. “Cambian los compañeros, el chip es diferente, ya podrían estar de vacaciones. A veces el stress psicológico es mayor al físico, y depende la camiseta que defienden es incluso peor”, expone el profesional, quien defiende sin rodeos a los principales actores de este deporte.

“Los jugadores son los verdaderos hacedores del Mundial, y se perdió el horizonte respecto a cuidarlos, primó el dinero, otros detalles, y no el cuidarlos a ellos. Creo que es una mala organización de la FIFA. Los futbolistas están al límite, sacando fuerzas de donde no hay”, contrapone Siano.

“Todo ese stress, en esta época, no tiene nada que ver con el transcurrir de un campeonato normal. Ese stress psicológico es fundamental en las lesiones”, describe el traumatólogo, al tiempo que detalla que en condiciones de “buen humor” la química corporal es diferente ya que las endorfinas aumentan y eso protege la salud general de cualquier persona. “Son escudos”, apunta.

Fernando Signorini es una de las voces de mayor experiencia y respeto en el mundo del fútbol. Fue parte de la preparación física de la Selección argentina así como del entrenamiento de Diego Maradona. “Este Mundial está marcado por las lesiones. Pero era previsible”, dispara ante la consulta de Ámbito.

El experto coincide con Siano en que la época en que se desarrolló Qatar 2022 quedó a contramano porque “en las fechas tradicionales, para la época del Mundial sólo quedaban implicados en grandes esfuerzos los que llegaban a finales como la Champions. Y los tiempos se redujeron en forma casi inaceptable. Este año los futbolistas estuvieron disponibles una semana antes”.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FClKMlOBjl13%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABADM0p4qsGzro9YmctQiSIn7Yc8mZAZAhjOh60xpPYuQX8eZCuJfMn1qrNaW6mDWH69J2ZBYk4K2eYt2eif1DkIltVLRE7NREqPYtHNs2sUkPJDAtlHpKNO951meZCqr9kN9A8s1hxMzSxeZCRQTmH8KLYLYYBCSwZDZD

“Para llegar a tiempo, se disputaron partidos de mucha trascendencia a razón de tres por semana. El propio Didier Deschamps, técnico de Francia, dijo que de esta manera es imposible que los jugadores lleguen en el mejor estado”, interpela Signorini, preparador de la Selección argentina en Sudáfrica 2010.

El tiempo también juega su papel, porque, según el entrenador físico, para llegar en óptimas condiciones se necesita de dos acciones, esfuerzos y descansos. “Pero no hay tiempo, porque hay que descansar, pero también se necesita desarrollar la idea de juego”, diferencia. Por eso magnifica el rol de los cuerpos médicos, “para que puedan recuperar a los jugadores”.

Ambos especialistas coinciden en que la parte emocional –o en el caso de estas grandes citas, la parte tensional- condiciona a un deportista de elite. “El Mundial afecta de una forma mucho más poderosa que un torneo casero, en donde tenés revancha cada semana. Acá, prácticamente perdés y ya casi no aspirás a nada”, elabora Signorini.

El calor reinante en Qatar en pleno verano llevó a modificar la fecha de disputa del Mundial. Tal vez, no fue el clima en sí no la sede, tan discutida durante más de una década. Tanto Siano como Signorini fundamentan que el factor físico, quien mejor llegue al final en ese aspecto, marcará la diferencia en un Mundial en el que tanto la elección como el momento del año fueron a contramano de lo más importante: el fútbol.

Dejá tu comentario

Te puede interesar