La NBA, entre el pedido de Trump y la cautela de jugadores

Deportes

La NBA autorizó los entrenamientos individuales a partir del 1° de mayo. Los jugadores avisan: "Si nos quieren hacer jugar en dos semanas, la respuesta es no".

La Liga de Básquet de Estados Unidos (NBA) autorizó desde el 1 de mayo el reinicio de los entrenamientos individuales en los estados y ciudades donde se flexibilicen las medidas por la pandemia del coronavirus.

El comisionado de la NBA, Adam Silver, y las franquicias esperan igualmente una evaluación sobre la evolución de la situación por el Covid-19, que ya provocó 53.511 muertes.

La revisión a medida que pasan los días para definir el eventual reinicio de la temporada está relacionado a que la situación es diferente en las diferentes regiones del país.

Igualmente, Silver y las franquicias acordaron el permiso para que los jugadores puedan, al menos, reanudar las prácticas individuales para retomar el contacto con el balón.

"Hay otras prioridades en el mundo sobre el deporte, entonces debemos esperar que la situación de la pandemia se resuelva para entender cómo proceder", afirmó Nicoló Melli, jugador italiano de los New Orleans Pelicans.

Pese a la autorización de las autoridades de la liga, Melli se mostró cauto y paciente sobre el reinicio de la temporada, suspendida hace 40 días.

"Creo que antes que nada se debe volver a jugar sólo si están las condiciones para poder hacerlo. No forzaría tanto, porque está el riesgo de volver al punto de inicio", advirtió Melli, quien ya se entrena en su casa.

"Se hace un esfuerzo extraordinario para volver a jugar, luego pasa algo y debes volver a empezar. Antes que nada debe haber una situación general mucho más tranquila que permite volver a jugar", reflexionó.

El jugador "azzurro" de los "Pelicans" agregó que "al inicio todos estaremos obligados a jugar sin público, lo cual va contra la filosofía del deporte, que también es un momento para compartir".

"El aliento es parte fundamental de lo que hacemos. No será el máximo, pero sabemos que debemos adaptarnos", completó Melli sobre la eventual reanudación del campeonato.

La vuelta de las prácticas individuales, se especificó que se mantiene la prohibición de prácticas grupales, es una señal de la NBA para el resto del deporte estadounidense luego del pedido del presidente Donald Trump del retorno de la actividad oficial.

Pero el propio Silver advirtió días atrás que sólo a fines de mayo se tomará una decisión sobre el retorno de la competencia profesional en la mejor liga de básquet del mundo.

La ilusión de Trump y de los aficionados ya recibió un revés de Chris Paul, titular de la asociación de basquetbolistas locales y quien advirtió días atrás: "Si nos dicen que debemos volver a jugar dentro de dos semanas, la respuesta es no".

Según el jugador de Oklahoma City Thunder la idea de un inminente regreso a las canchas está fuera de la realidad en un Estados Unidos que con más de 53.000 muertos por el Covid-19.

trump.jpg
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidió reiniciar las actividades deportivas lo más rápido posible y en la NBA se debaten entre el pedido del mandatario y el de los jugadores de no volver hasta que las condiciones sean las adecuadas.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidió reiniciar las actividades deportivas lo más rápido posible y en la NBA se debaten entre el pedido del mandatario y el de los jugadores de no volver hasta que las condiciones sean las adecuadas.

El lapso de 15 días es el que algunos consideran suficiente para realizar un período de entrenamientos antes de volver al ruedo, pero Paul, quien habló en nombre de sus colegas, no parece para nada convencido de ello.

"Esto no sucederá. No creo que la NBA lo esté considerando seriamente, pero si nos dijeran que tenemos dos semanas para entrenarnos y recomenzar, la respuesta será no", reiteró el base de los Thunder.

"Cualquiera sea el tiempo que requerirá ponerse en forma, seremos nosotros los que determinaremos cuándo volver porque somos nosotros los que jugamos y corremos el riesgo de lesionarnos si anticipamos ese regreso", explicó.

"Además, estamos en una situación en la que nadie sabe qué es lo que va a pasar. La única certeza es que queremos jugar, eso es seguro, pero todavía estamos intentando entender cómo y cuándo lo haremos", agregó.

"Es bueno que todos opinen y que tengan ganas de volver a vernos, pero la seguridad de los jugadores y de nuestras familias, así como la de los propios aficionados, está por encima de todo", completó Paul.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario