No cobraron el penal más claro de la historia

Deportes

Una situación insólita ocurrió en el Mundial de fútbol femenino disputado en Alemania. En un partido por el grupo B, la defensora Bruna, de Guinea Ecuatorial, tomó la pelota con sus dos manos durante varios segundos dentro del área, y luego se lo pasó a la arquera como si nada hubiera ocurrido. Las rivales se quejaron de la grosera jugada, pero la árbitra húngara Gyengyi Gaal, se desatendió de la jugada y continuó normalmente con el partido.

Dejá tu comentario