Quilmes ganó su primer partido del Apertura

Deportes

Quilmes logró su primer triunfo desde que ascendió a la Primera División esta temporada frente a un rival de fuste como Godoy Cruz, que está clasificando a la Copa Libertadores, en un partido tan gris como la tarde de Banfield, donde debieron jugar a puertas cerradas porque el club del Sur tenía su cancha suspendida.

El local abrio el marcador al minuto del primer tiempo por intermedio de su capitán, Santiago Raymonda e igualó el colombiano Jairo Castillo a los treinta y tres.

Pero en el segundo minuto de descuento apareció Miguel Caneo, que ingresó en la segunda etapa y heredó la cinta de capitán de Raymonda, para enviar a la red un centro de Juan José Morales, que desbordó hábilmente por derecha.

Con el primer tanto del partido, Quilmes rompió una racha de 301 minutos sin convertir y con la resolución del ex Boca, cortó una serie de 19 encuentros consecutivos sin ganar que venía de la B Nacional.

Ahora con la impronta de Leonardo Madelón como entrenador y después de los sucesos que determinaron la suspensión de su cancha por esta fecha a raíz de los ataques que recibió el plantel tras la derrota de la jornada anterior frente a Gimnasia y Esgrima, en La Plata, Quilmes salió en pos de la victoria desde el arranque.

Y la prematura conquista de Raymonda le abrió un camino impensado a los locales, ya que obligaron a los mendocinos a salir aún con más tenacidad en pos del área rival, por lo que dejaban algunos espacios para aprovechar.

Pero la igualdad alcanzada por Castillo superada la media hora en aparente posición adelantada pareció retrotraer todo a los permanentes padeceres locales que ya se devoraron al entrenador Hugo Tocalli.

Y de hecho en el segundo tiempo fue Godoy Cruz el que manejó la pelota con prolijidad, aunque lo suyo se fue diluyendo en tres cuartos de campo rival.

Por contrapartida Quilmes esperaba cerca del arquero Hernán Galíndez, al que Madelón conocía de su paso por Rosario Central y le dio la titularidad en desmedro de Emanuel Trípodi, un bastión del ascenso.

Y cuando el empate era un hecho consumado y el record de partidos sin victorias iba a llegar a los 20, como ante River (1-1 en el Monumental) apareció en el epílogo Caneo (en aquella oportunidad fue de cabeza y esta vez con un derechazo bajo) para darle a Quilmes su ansiada primera victoria a 14 fechas de comenzado el torneo.

Así, a un empate que hubiera sido justo, el conjunto local lo transformó en los primeros tres puntos sumados de una vez. Y su gente, por haberse portado mal algunos de sus hinchas en la fecha anterior, no pudo estar ahí para celebrarlo.

Dejá tu comentario