River aprovechó su oportunidad y ganó

Deportes

River no jugó bien, por momentos fue dominado, pero se trajo los tres puntos de México al superar a Santos Laguna en el partido de ida de los octavos de final de la Copa Libertadores. Rápidamente, los mexicanos tomaron el protagonismo del encuentro y, durante la primera media hora de juego, el dominio que ejercieron fue absoluto. Se movieron inteligentemente, ejerciendo una presión constante en todos los sectores del campo, con un ritmo y una velocidad impresionantes. El primer objetivo fue anular a Montenegro para cortar el circuito generador de fútbol en River. Esa función la cumplió a la perfección Veiga, ya que «no se la dejó tocar» al mediocampista argentino.

A partir de consolidarse defensivamente, lanzó los laterales, Altamirano por derecha o Federico Domínguez por izquierda, y cuando no subía el ex jugador de Vélez e Independiente, Ruiz complicaba al llegar desbordando hasta el fondo y tirando el centro.

Sixto Peralta fue el conductor del Santos Laguna, distribuyó correctamente el balón y manejó con inteligencia cada avance de su equipo.

River estaba perdido en el campo, sin reacción, fue desbordadopermanentemente. Montenegro, absorbido por la marca, Luis González no participaba del juego, Coudet convertido en un lateral más y Mascherano teniendo que parar el aluvión mexicano infructuosamente. River se dedicó a defenderse y a padecer.

En uno de los revolcones que padeció, Costanzo sufrió una luxación en el hombro izquierdo, y minutos más tarde, Tuzzio se resintió de un esguince en la rodilla derecha. Salas y Cavenaghi eran simples espectadores del encuentro.

Sin embargo, los mexicanos fueron mermando su ritmo de juego, permitiendo que River se adelantara unos metros y, con algunas pelotas detenidas, llegara a inquietar a Lucchetti.

Los mexicanos manejaban la pelota, pero en el segundo tiempo River juntó sus líneas, y los mexicanos ya no tuvieron tantos espacios para maniobrar y sus avances no fueron tan prolijos ni tan frecuentes.

Hasta que River se animó, y Tula -que había ingresado por Tuzzio-marcó el gol. Después, el equipo de Astrada se puso el mameluco, defendió la diferencia y se trajo un valioso triunfo.

Dejá tu comentario