River está cada vez más lejos del título

Deportes

Aunque matemáticamente tenga muchas chances (está a 6 puntos de San Lorenzo cuando faltan jugar 18), River está cada vez más lejos del campeonato por su juego y porque sus jugadores lo hacen con una displicencia propia de un equipo sin objetivos.

River se puso en ventaja con una gran definición de Augusto Fernández ante un centro de Abelairas y manejó la pelota los primeros 25 minutos desde el manejo de Belluschi, bien acompañados por Augusto Fernández y el zurdo Abelairas, pero con muy poco peso en ataque donde Ruben perdió siempre con Guillermo Rodríguez y el juvenil Andrés Ríos pasó casi inadvertido.

Con el correr de los minutos fue creciendo Independiente desde el despliegue de Machín y Eluchans y con el fino manejo de Rodrigo Díaz. Denis se perdió un gol increíble y en líneas generales Carrizo tuvo más trabajo que Assman.

En el segundo tiempo el dominio de Independiente se profundizó. River perdió las marcas en defensa sorprendido porque los mediocampistas de Independiente llegaban de atrás y con pelota dominada. Machín, que ya había tenido un par de oportunidades, empató tras un rebote en Carrizo de un remate de Rodrigo Díaz. Ese gol desorientó totalmente a River que no tuvo ni reacción anímica y agrandó a Independiente que siguió atacando y pudo haber ganado el partido con un remate de Machín que pegó en un poste y otro de Moreno que Nasuti sacó de la línea con Carrizo vencido.

Después llegaron las insólitas expulsiones de Augusto Fernández de River y Guillermo Rodríguez de Independiente, dos graves errores del árbitro Federico Beligoy, porque ninguno de los dos cometió falta en lo que fue la segunda amarilla de cada uno. Esto favoreció a River que se acordó que el empate no le servía y salió a ganar el partido ante el grito de su parcialidad que pedía «que se fueran todos». Dos veces lo tuvo Belluschi, pero no supo definirlo y por eso el partido terminó en un empate que aunque lo acerca a River en la tabla, lo aleja por su juego timorato e impreciso y porque los dos partidos que tenía que ganar para acercarse (el postergado con Colón y éste) los empató.

Dejá tu comentario