San Lorenzo proyecta un ecoestadio para potenciar Boedo

Deportes

Hace un año, cien mil almas "cuervas" se juntaban en Plaza de Mayo para pedir la restitución de las tierras de Avenida La Plata e Inclán que le fueron sustraídas de manera fraudulenta durante la última dictadura militar. En aquel entonces, la demanda parecía una utopía muy difícil de alcanzar. El 15 de noviembre, la Legislatura porteña aprobó la Ley de restitución histórica y San Lorenzo recuperó su alma, su identidad... el histórico Viejo Gasómetro. 

Un año después, San Lorenzo presentó el anteproyecto del nuevo estadio en Boedo, un concepto inédito en América Latina que promete ser el ecocentro del barrio para su potenciación y desarrollo. La cancha será rectangular como las europeas, sin codos, con tres bandejas y un jardín vertical que recubra toda la parte exterior. Además, las cuatro tribunas serán techadas y tendrá un estacionamiento subterráneo aproximadamente de tres pisos. En cuanto a la capacidad, es algo que todavía no está definido, pero se estima que podrían ingresar poco más de 50 mil personas. 

Lo que la dirigencia propone es que el "Nuevo Viejo Gasómetro" sea un nuevo centro verde de la zona sur, construyendo tres plazas nuevas en esa manzana (sólo hay una en todo Boedo), un corredor de arbolado sobre Avenida La Plata, Salcedo y Mármol, y la colocación de bulevares, lo cual ya está conversado con el Gobierno porteño. A ello se le suma la utilización de energía solar y eólica para autoabastecerse, aunque esto depende mucho de los planos finales. 

La idea principal es que el nuevo estadio revalorice la zona sur y la apuntale, atrayendo nuevos comercios, cambiando la cara del barrio volviéndolo más seguro y sirviendo como contenedor para todos los niños de la zona. Por ello es que se construirá un colegio y todos los menores de 12 años de Boedo estarán becados por el club para poder completar sus estudios primarios, además de poder acceder de forma gratuita todas las instalaciones del club, incluidas las del Bajo Flores. 

En cuanto al dinero para llevar adelante la obra, la mayoría provendrá de sponsors, capitales privados y un nuevo fideicomiso (seguramente con el Banco Nación, con quien las conversaciones ya están muy avanzadas) para que los hinchas puedan aportar y de esa manera asegurarse su platea en el nuevo estadio. 

El proyecto está a cargo de los arquitectos Roberto Pando, Claudio Grimaldi, Eduardo Measpietri y Claudio Pando, quienes están asesorados por la Facultad de Arquitectura de la UBA. Además, está siendo supervisado por funcionarios del Gobierno porteño y nacional, quienes realizan recomendaciones y lo guían para que se logre una aprobación final sin inconvenientes. 

Vale aclarar que para que todo esto se haga realidad los hinchas tienen que terminar de completar los 94 millones de pesos que se le deben pagar a Carrefour a modo de indemnización. De los 36 mil metros cuadrados virtuales que se pusieron a la venta (corresponden al terreno restituido y valen 2.800 cada uno), sólo faltan colocar 13 mil. Por lo que tanto dirigentes como miembros de la Subcomisión del hincha hicieron hincapié en realizar un último esfuerzo para poder cristalizar la vuelta a Boedo. 

El presidente de la institución, Matías Lammens, fue quien cerró la presentación, asegurando que esto no se trataba de una restitución histórica para San Lorenzo, "sino para todo Boedo". "Está obra va a potenciar el barrio, lo va a poner en valor", afirmó el mandatario. 

El año pasado la utopía se convirtió en realidad, y de a poco va tomando forma. La propuesta de San Lorenzo es muy ambiciosa y promete que para 2016 que el barrio de Boedo va a tener uno de los mejores estadios de Latinoamérica. Sólo el tiempo lo dirá pero, teniendo en cuenta lo hecho hasta ahora por la hinchada del "Ciclón", nada parece imposible.

Dejá tu comentario