Sub-20 regresó con gloria y con susto

Deportes

Los integrantes del plantel de la Selección argentina Sub-20, campeona del mundo, llegaron ayer al país procedentes de Canadá y experimentaron un susto en el Aeropuerto de Ezeiza, donde la Brigada de Explosivos de la Policía Federal hizo detonar una mochila olvidada, ante la posibilidad de que se tratara de un explosivo.

El único futbolista que no arribó junto a sus compañeros a Ezeiza fue el delantero Sergio Agüero -Botín y Balón de Oro en el Mundial-, quien debió viajar desde Canadá directamente a España, reclamado por su club, Atlético de Madrid, para volver a los entrenamientos.

El susto en el regreso a la Argentina para los jóvenes campeones ocurrió cuando la Policía aeroportuaria debió detonar una mochila abandonada, en momentos en que una gran cantidad de hinchas y periodistas aguardaba la salida de los futbolistas de la aeroestación.

Pasado el momento de mayor tensión, y después de un prolongado silencio, los hinchas dieron rienda suelta al júbilo y estallaron en cánticos y festejos, lo que fue imitado por los futbolistas, quienes subieron a un ómnibus y allí saltaron, cantaron y bailaron. El vehículo los trasladó al predio de la AFA, que está en las cercanías del aeropuerto y, ya en el predio, posaron para una foto conjunta en la sala de conferencias.

«Estamos muy contentos, claro, esto para mí es una alegría más. Hay que disfrutarla. El objetivo que fuimos a buscar es lo que conseguimos, fuimos mentalizados en ganar esta copa», expresó con mucha autoridad el mediocampista de Boca Ever Banega.

Por su parte, el arquero Sergio Romero simplificó las cuestiones futbolísticas. «El equipo anduvo muy bien tanto en defensa como atrás, se jugó bien y el logro fue una alegría para todos».

Dejá tu comentario