Deportes

Argentina pone primera en la nueva Copa Davis: "Tenemos mucha confianza"

Este lunes arranca el tradicional torneo por equipos con formato renovado. El elenco nacional debuta el martes ante Chile y luego enfrentará a Alemania el miércoles. Ámbito dialogó con todo el seleccionado, que expresó sus deseos de obtener un buen resultado y que mira atento las modificaciones en la estructura de competencia.

Hace tres años, Argentina llegaba a Zagreb con la misión de obtener, tras varios intentos, la Copa Davis, la deuda pendiente del tenis nacional. En este 2019 el equipo nacional vuelve a encarar una final, pero ya no con aquel formato sino en la nueva versión, que convierte al tradicional torneo en un Mundial y abre las oportunidades, deportivas y monetarias, para todos.

El elenco albiceleste será uno de los 18 países que se disputen el título. Integrará el Grupo C junto a Chile (martes a las 7 de nuestro país) y Alemania (miércoles a la misma hora). Todo se disputará desde este lunes en la Caja Mágica de Madrid, sobre cemento bajo techo.

Los primeros de cada grupo más los dos mejores segundos -ocho naciones- pasarán a cuartos y se irán eliminando hasta llegar a la final del domingo. Las series son a tres puntos al mejor de tres sets. Un cambio radical de un torneo centenario. Y hacia allí fue Argentina, con la ilusión renovada y las ganas de ser protagonista otra vez.

formato_davis.mp4

Resulta imposible esquivar la modernizada estructura, que ya no tiene los duelos local-visitante salvo para la clasificación de febrero. Fue tema de encendidos debates en el mundo del tenis. Pero para los jugadores está más claro: se necesitaba un cambio, aunque la fecha no es la mejor.

“Ahora es un poco más predecible y organizable. La época no es la mejor porque nos corta el descanso y la pretemporada a la mitad. Me imaginé muchas cosas, no se parece a nada. Son 18 países, en vestuarios distintos, con gente de todo el mundo. Creo que el formato está bueno, es entretenido”, apunta Diego Schwartzman, N°1 del equipo, en diálogo con Ámbito.

El segundo singlista es Guido Pella, quien apoya la renovación, aunque duda sobre si esto será definitivo. “Quiero darle una oportunidad y ver cómo nos sentimos. Yo la pondría después del US Open, donde está la Laver Cup”, opina.

Tras un 2019 con los mejores resultados de su carrera (campeón en San Pablo, cuartos en Wimbledon, entre sus puntos más altos), el bahiense opina que hay una lucha entre ATP e ITF. “Es una pelea entre ellos, y si tuviera que elegir, jugaría la ATP Cup, porque es la que nos da puntos y nos permite vivir de esto”.

Va a ser complicado, pero estamos bien, los chicos tuvieron un año bárbaro. Yo estoy tranquilo" (Gastón Gaudio)

Tanto Pella como Leonardo Mayer son los sobrevivientes de la proeza de Zagreb. El correntino, que vuelve a jugar la Davis luego de un largo período, se muestra feliz por ser parte otra vez, aunque ahora “me agarra más grande”, suelta entre risas.

“Que hayamos sido campeones no cambia nada. Los nervios te marcan la importancia. Si no los tuviera, es porque no me importa. Saber manejarlos es difícil”, expresa, contento de estar otra vez en el torneo que, asegura, le hace levantar su nivel.

Consciente de la historia de Argentina en el tenis, Pella (25° de la ATP) es muy tajante: “Sería no aspirar a mucho si decís ‘tenemos una y ya está’. Hay que tratar de conseguir 20 si se puede. Sabemos que es muy difícil, y en mi caso, que ya tengo una, quiero otra, y otra, y así”.

Todos los actores albicelestes coinciden en dos aspectos importantes. En primer lugar, que las Finales de la Davis sean en Madrid es un punto a favor de Argentina, habida cuenta de la gran cantidad de compatriotas que viven en España. Por otro lado, el equipo que comanda Gastón Gaudio posee dos singlistas en el Top 25 y un doble firme y sólido. “Es muy compacto”, juzga Mayer.

Davis Cup by Rakuten Madrid Finals on Twitter

“El nuestro va a ser un punto muy importante en este nuevo formato, aunque nos pone más presión. Estamos con muchas expectativas y ganas”, sostiene Horacio Zeballos, actual número 4 del mundo en duplas y que llegó a ser 3°, con chances concretas de entrar al Masters junto al español Marcel Granollers.

Máximo González superó una fuerte lesión muscular que tuvo en Wimbledon y volvió a las canchas hace pocas semanas. Afirma que está bien y que la dolencia “quedó olvidada”. Será el compañero titular de Zeballos y tiene en claro que el suyo “será un punto decisivo”.

“Jugar para Argentina es una motivación extra. Con Horacio empezamos a competir en el circuito y nos conocemos más. Tengo ganas de jugar y ver cómo es todo”, proyectó.

davis_3.jpg
Argentina entrenando en Madrid. El martes (7 AM de nuestro país) enfrenta a Chile. En el mismo horario, el miércoles chocará ante Alemania.

Argentina entrenando en Madrid. El martes (7 AM de nuestro país) enfrenta a Chile. En el mismo horario, el miércoles chocará ante Alemania.

Schwartzman es el 14 del ranking y por eso será el número 1 nacional. El “Peque” evita mencionarse como líder y hasta confiesa que, siendo el más joven, él le pide consejos a los más grandes. Su análisis sobre la delegación es franco: "Tenemos un equipo con tres puntos muy fuertes. Tuvimos un buen año y somos competitivos. Ojalá hagamos una gran Davis”.

Gaudio, los nervios y la confianza en sus dirigidos

El “Gato” puede dejar frases tan explosivas como profundas filosóficamente. Y aunque decida evadir algunas respuestas, siempre tiene una reacción genuina: lo que no quiere decir, no lo dice. Entonces cobra valor cuando pone de manifiesto que tiene confianza en el equipo y que todas las variables son posibles.

“Estamos muy ansiosos porque esperamos casi un año. Pero estamos bien, los chicos tuvieron un año bárbaro. Yo estoy tranquilo, cuando lleguen los partidos voy a estar muy nervioso”, elabora el campeón de Roland Garros 2004.

Gaudio ve que la Davis mutó en uno de los típicos Mundiales de otros deportes y así elige encararlo, sin dejar de aceptar que la empresa tendrá un costo elevado. “Va a ser complicado, pero tenemos mucha confianza. Podemos ganarle a cualquiera y también perder con cualquier”.

El objetivo para todos es, al unísono, pasar el Grupo C y luego estar preparado para lo que venga. Al mismo tiempo, los seis integrantes primordiales que representan al país coinciden en que la zona es pareja, con rivales diferentes, ya que Chile tiene en Cristian Garín y Nicolás Jarry a dos singlistas jóvenes y en ascenso, mientras que Alemania tiene jugadores experimentados tanto en individuales como en pareja.

“Vamos partido a partido. Cada serie va a ser complicada y tenemos que tratar de ganar cada punto. Obviamente el sueño es ganarla”, completa Zeballos. Ese “sueño” es el mismo que tuvo Argentina en 2016 y, pese a haber saldado la deuda, la ilusión está intacta. Renovada, como la Copa Davis, el nuevo Mundial de tenis que todos quieren ganar.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario