Federer y una señal de alarma tras su derrota en Halle

Deportes

El suizo cayó 3-6, 6-4 y 6-2 ante el canadiense Auger-Aliassime en un duelo en el que se lo vio cabizbajo y perdido. "No tuve una buena actitud en la cancha", reconoció.

Roger Federer, que regresaba a la competencia sobre césped en el ATP 500 de Halle para preparar su gran objetivo de Wimbledon (28 junio-11 julio), quedó eliminado en la segunda ronda de la cita alemana al perder ante el canadiense Felix Auger-Aliassime (20 años, 21º del mundo), este miércoles por 3-6, 6-4 y 6-2.

Federer (39 años), octavo de la clasificación ATP y defensor del título en Halle, no había jugado en pasto desde la final de Wimbledon que perdió en julio de 2019 ante el serbio Novak Djokovic.

El lunes, en primera ronda, el suizo logró una victoria poco brillante ante el bielorruso Ilya Ivashka, por 7-6 (4) y 7-5, pero este miércoles Auger-Aliassime, uno de esos jóvenes llamados a dar que hablar en el circuito ATP en los próximos años, se reveló como un muro infranqueable para Federer.

Por primera vez en 18 participaciones Federer quedó eliminado antes de pisar los cuartos de final en el torneo de Halle, que el helvético ha conquistado en 10 ocasiones.

De hecho, cuando Federer participó por primera vez en este torneo, en el año 2000, su rival canadiense aún no había nacido.

https://twitter.com/atptour/status/1405177161091207171

Algo infrecuente en la carrera de "Su Majestad" es la mala relación con los medios. Siempre atendió todos los pedidos y asistió a las conferencias en tiempo y forma y con suma amabilidad. Sin embargo, este miércoles se demoró más de dos horas para enfrentarse a los micrófonos. "Sentí que necesitaba tiempo para digerir el tercer set. Quedé bastante desencantado por cómo acabó el partido, algo similar a lo que me ocurrió en Ginebra. No estaba seguro de qué debía decir en estos momentos", argumentó.

"No hubo una buena actitud de mi parte en la cancha. Me sentí decepcionado con cómo sucedían las cosas. Lo más difícil de mi regreso es cuánto debo empujar en cada punto para intentar que las cosas sucedan", se lamentó Federer, y continuó: "Empecé a estar realmente negativo y no es cómo soy normalmente. De hecho, no es algo de lo que me ponga feliz"

El suizo ganó el primer set, aunque con sufrimiento, ya que tuvo que levantar varios break points y se apuntó el parcial gracias a un único quiebre.

Auger-Aliassime, entrenado por Toni Nadal, expreparador de su sobrino Rafael Nadal, y que días atrás llegó a la final en césped de Stuttgart, no se asustó por el calibre del rival, al que no ofreció ni una sola oportunidad de romper el servicio para llevar el partido al tercer set.

https://twitter.com/atptour/status/1405156295263412226

A medida que se alargaba el partido, las chances de Federer, 19 años menor que su rival, iban decreciendo. Errático en la red y sin precisión con el revés con slice, Federer se vio 4-0 abajo en el parcial definitivo y, aunque trató de reaccionar, Auger-Aliassime no dejó escapar la oportunidad de vencer a su ídolo de infancia.

"Ahora debo seguir adelante, levantar la cabeza y no tomar ninguna decisión tonta. Sólo debo mantenerme positivo y mirar al próximo objetivo que es Wimbledon", cerró la leyenda suiza.

El canadiense disputará los cuartos de final contra el estadounidense Marcos Giron, que derrotó al alemán Jan-Lennard Struff, verdugo del ruso Daniil Medvedev (nº 2 del mundo) en la primera ronda.

El torneo de Halle es uno de los primeros de la temporada de césped y reparte algo más de 1.765.000 dólares en premios.

Dejá tu comentario