La ONU advirtió por el precio de los alimentos en el mundo e instó a los países a destinar fondos

Economía

El organismo aseguró que la inseguridad alimentaria se encuentra en un nivel "catastrófico y sin precedentes" por el aumento de la inflación a nivel mundial. A esto se le suma los costos energéticos que no frenan la suba.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) advirtió sobre el nivel "catastrófico y sin precedentes" de inseguridad alimentaria y el temor a un mayor aumento del precio de la comida a nivel mundial.

"Cerca de medio millón de personas están experimentando condiciones de hambruna en Etiopía, Madagascar, Sudán del Sur y Yemen. En los últimos meses, las poblaciones vulnerables en Burkina Faso y Nigeria también han sido sometidas a estas mismas condiciones", dijo la ONU en un comunicado en el marco del Día Mundial de la Alimentación.

El organismo llamó a destinar inmediatamente fondos para ayudar a 41 millones de personas en varios países en peligro de una hambruna. Según la organización benéfica con sede en el Reino Unido The Hunger Project, 690 millones de personas en todo el mundo viven con hambre crónica, 850 millones están en riesgo de pobreza debido a covid-19. De esos 690 millones, el 60% son mujeres.

La inflación, el principal problema

Durante la pandemia, muchos países vieron caer la producción de materias primas, desde cultivos hasta aceites vegetales. Las medidas para controlar el virus y la enfermedad limitaron la producción y distribución.

A medida que se ha ido recuperando la oferta, muchas economías no han podido ajustarla a la demanda, lo que ha llevado a un alza de los precios. El aumento de los costos energéticos se han sumado a la carga a la que se enfrentan los fabricantes. Según el subsecretario general de Asuntos Humanitarios de la ONU, Martin Griffiths, "cuando finalmente se abre la puerta la hambruna, se vuelve viral de una manera en la que otras amenazas quizás no lo hacen".

Las mujeres y las niñas son particularmente vulnerables como resultado del aumento de la pobreza y el aumento de los precios de los alimentos.

"Las mujeres nos hablan de las medidas desesperadas que deben tomar para encontrar con qué alimentar a sus familias, incluido el intercambio de sexo por comida, el recurrir a matrimonios precoces e infantiles, como escuché hace poco cuando estuve en Siria", recordó.

Algunos de los que más inseguridad alimentaria sufren a nivel mundial son los pequeños agricultores, dice Karen Hampson, gerente de Desarrollo de Programas en Farm Radio International.

"El aumento actual del precio de los alimentos es un arma de doble filo para ellos", le apuntó a la BBC. "Por un lado, las familias campesinas necesitan comprar los alimentos que no pueden cultivar, por lo que sus costos aumentan o su acceso a los alimentos disminuye, lo que genera hambre y desnutrición", explicó.

Y "por otro, al menos en teoría, el alza del precio de los alimentos debería significar más ingresos por los productos que venden". "Sin embargo, en la mayoría de los casos, el aumento de los precios de los alimentos no parece traducirse en más ingresos para los agricultores".

El comité directivo del Fondo Monetario Internacional que está compuesto por 24 ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales de países miembros del FMI, instó la semana pasada a las autoridades mundiales a vigilar de cerca la dinámica de los precios.

Además, en un comunicado final se especificó que los gobiernos deberían "calibrar cuidadosamente" las políticas internas ante una pandemia en evolución. "Continuaremos priorizando el gasto en salud y protegiendo a los más vulnerables, mientras cambiamos el enfoque, según corresponda, de la respuesta a la crisis a la promoción del crecimiento y la preservación de la sostenibilidad fiscal a largo plazo", dijeron.

En las reuniones anuales del FMI y el Banco Mundial sucedidas esta semana fueron temas de agenda las preocupaciones sobre la inflación, los cuellos de botella de la cadena de suministro, los precios más altos de la energía y las materias primas y los eventos climáticos.

"Los bancos centrales están monitoreando de cerca la dinámica de los precios y pueden observar a través de las presiones inflacionarias que son transitorias. Actuarán de manera apropiada si se concretan los riesgos de anclar las expectativas de inflación", dijo el CMFI.

Según trascendió el borrador tenía un lenguaje más directivo donde se pedía a los bancos centrales estar listos para tomar "acciones decisivas para mantener la estabilidad de precios".

Dejá tu comentario