Banca española lidera rebelión europea contra Google y Amazon

Economía

A partir de 2019 todos los bancos deberán compartir datos de sus clientes con la competencia, incluyendo plataformas de ventas on line y bigtech.

Madrid - La nueva reglamentación europea de servicios de pago (conocida por la sigla PSD2), que entró en vigor gradualmente en enero pasado culminará con su aplicación plena a partir del 1 de enero de 2019. La norma obliga a todos los bancos a entregar datos de sus clientes a terceros y competidores de otros sectores que hayan obtenido un consentimiento expreso de los usuarios. Esta medida fue planteada por las autoridades comunitarias como un impulso a la competencia en el sector financiero. Sin embargo, tiene en pie de guerra a los bancos. Y las entidades españolas están encabezando la rebelión.

Santander, BBVA y CaixaBank reclaman que las autoridades europeas tienen que revisar su marco regulatorio sobre protección de datos para equilibrar la actual situación que obliga a las entidades a proporcionar datos a terceros.

Exigen que de la misma forma las grandes tecnológicas como Google y Amazon, y también los operadores de telecomunicaciones, abran sus datos a terceros que hayan obtenido un consentimiento por parte de los usuarios.

El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, viene sosteniendo estos argumentos. Y también la presidenta de Santander, Ana Botín. Ambos llevan meses alertando sobre la existencia de una «asimetría regulatoria» que sitúa en una posición competitiva de desventaja a las entidades frente a compañías tecnológicas o de sectores como las telecomunicaciones, según un artículo publicado en Expansión, que reprodujo el debate que se registró en las jornadas Banking Lab, en Madrid.

Los expertos advirtieron que las grandes tecnológicas (también consideradas como bigtech, en alusión a su tamaño en el mercado de finanzas digitales) como Google o Amazon, tienen un éxito asegurado si entran a competir en aquellos segmentos financieros más rentables, como la originación y distribución de préstamos.

Álvaro Martín, economista especializado en regulación financiera de BBVA, dijo que “una mayor competencia es buena, pero tiene que haber un punto en el que se tiene que reequilibrar para evitar ventajas injustas”.

Para Gloria Hervás, manager de Public Policy en Santander, “hay que explorar la conveniencia de que los datos de otras compañías puedan ser transmitidos a terceros, siempre con consentimiento”.

Dejá tu comentario