Amenazan con subir las retenciones al petróleo

Economía

El gobierno amenazó ayer con aplicar una fortísima suba de retenciones a la exportación de crudo y derivados del combustible si se producen aumentos de la nafta al público. La información circuló ayer por la mañana a través de la agencia oficial «Télam».

«Nuestro objetivo es que un aumento explosivo de precios no afecte la canasta de los argentinos, y los combustibles y los hidrocarburos nos importan tanto como el valor de la carne»,
dijo uno de los altos funcionarios consultados.

La información partió del Ministerio de Planificación Federal, que maneja Julio De Vido, y fue dirigida a las productoras locales que están vendiendo más caro el crudo en el mercado interno a las refinadoras debido al aumento del petróleo a nivel internacional.

• Traslado

Según pudo averiguar Ambito Financiero, hace dos días se produjo una reunión de altos ejecutivos de la Esso con el subsecretario de combustibles, Cristian Folgar.

Las compañías que adquieren el producto para luego venderlo en las estaciones de servicio no tendrían otro remedio que trasladar el incremento al surtidor.

Por eso, esta vez
la presión oficial va dirigida a las empresas productoras, como Vintage, Pan American Energy, Total y Chevron, que hace un tiempo ya eliminaron los descuentos especiales que ofrecen a las empresas refinadoras como Esso o Shell.

La suba del crudo por encima de los u$s 65 en las últimas semanas incrementó el negocio de la exportación para los productores locales, «retaceando» combustible para el mercado interno, lo cual presiona sobre los costos mayoristas.


• Movilidad

Las retenciones que se aplican a la exportación de crudo son móviles y se aplican de acuerdo con el valor internacional. Actualmente se ubican en el máximo, que es de 45%.

«Las retenciones podrían aplicarse tanto a las exportaciones de petróleo crudo como a los distintos derivados»,
informó la fuente oficial, que agregó que «estamos estudiando un cambio para todo el sector. Y si fuera necesario, no tenga duda de que lo haremos para defender el bolsillo de los ciudadanos».

La fuente citada por la agencia oficial enfatizó que organizaciones sociales y sindicales están «en alerta». En marzo del año pasado, un incremento de las naftas por parte de Shell generó un llamado al «boicot» por parte de Néstor Kirchner.

«Nuestro único objetivo -agregaron desde el gobierno- es mantener el poder de compra de los salarios y conservar el mercado que consiguieron ampliar los empresarios en los últimos dos años, y no vamos a rifar esa situación, que es nueva para el crecimiento de la Argentina, por el capricho de nadie

Dejá tu comentario