Apareció luz al final de setiembre

Economía

Del túnel, mejor todavía no hablar nada. Pero, sí apareció una luz en el final de tan tormentoso mes de setiembre. Recabando motivaciones con argumentos concretos, no se pudo pasar más allá de considerarlo un mero «rebote técnico». Aplicación de máximas legendarias sobre que «a grandes subas, grandes bajas» (o su camino en reversa, como lo de ayer).

Imaginamos el clima que se vive en torno del Congreso en el Norte, donde ya Bush no se toma tiempo ni para desayunar con tal de enviar su mensaje de «SOS», tipo Titanic. La apuesta de la víspera resultó a jugar de optimismo, por conocerse alguna votación enmendada, quizás gastando a cuenta, o bien como producto de versiones que hayan servido de «palanca» para mover al mercado. Y si resultaba el último día mensual, viniendo bien para recortar algo, del tremendo deslizamiento sufrido antes.

Lo cierto es que desde el Dow Jones arribó una mejora de 4,7%, inmediatamente tomada por los otros índices. En el Bovespa el saldo se elevó mucho más: a 7,7% de repunte.

Y al llegar a los «mervales» (donde, desde hoy habrá cambio de cartera, con cuatro menos) una dualidad de rendimientos: uno apenas sobrio, el otro mediocre. Tal lo dejado por el listado clásico, con 3,41% de alza y con la nómina de «locales» -sin Tenaris- que aportó solamente 1,80% de rebote. Muy lejos de los demás.

Indice amplio y completo que llegó a superar la barrera y recuperar el piso superior, con «1.607», pero que después finalizó sólo en el umbral: con «1.598» por total. Volumen expansivo, a $ 107 millones ayer, también con la apostilla de Tenaris: que insumió casi 700.000 papeles, con peso de unos $ 40 millones en el total.

  • En setiembre

    Si hubo «setiembres negros», éste quiso anotarse como uno más. Y a pesar del mejoramiento de ayer, quedó con 6% de caída el Dow Jones. Un 10% redondito el Merval, yendo a 11% de baja mensual en el Bovespa. Hace falta una novedad de alto impacto -pero sólida- para provocar el giro completo. O habrá que remar bastante, para seguir descontando. La Bolsa, en el bote.
  • Dejá tu comentario