23 de febrero 2004 - 00:00

Aprueban mañana en el Senado nueva (y peor) reforma laboral

El gobierno tejió ya acuerdos en el Congreso para que se apruebe rápidamente la nueva reforma laboral. Es preocupante: se aumentan aún más las trabas para contratar a una persona hoy en la Argentina y se eliminan los pocos avances que se habían logrado con la normativa vigente. Para peor, coincide con una delicada situación hoy del empleo en el país, ya que de cada diez puestos de trabajo que se crean, apenas uno es en blanco. Esto era de prever con las medidas adoptadas por Duhalde y Kirchner, comenzando por la doble indemnización, los aumentos salariales por decreto y los elevados impuestos al trabajo.

Carlos Tomada
Carlos Tomada
Hoy se conocerá la definición final del Senado sobre el proyecto de modificación y derogación de la reforma laboral cuando la iniciativa sea tratada en una reunión de la bancada peronista, paso previo a la firma del dictamen y a la votación en el recinto mañana a las 10. Los senadores peronistas preveían ayer un encuentro tenso en el bloque, aunque no por la reforma laboral. Nada indica que puedan surgir conflictos por la derogación de la reforma, que tiene hasta ahora sólo dos modificaciones en relación con el proyectooficial. Pero sí por las protestas de, por ejemplo, Carlos Reutemann que llegará a Buenos Aires para exigir apoyo del Congreso en su pedido de aclaración a Néstor Kirchner sobre los $ 500 millones que el gobierno dice haberle enviado para auxilio a los inundados. (Ver Ambito Nacional.)

El Senado, después de la discusión en el bloque y firma del dictamen, tiene decidido sancionar la reforma mañana. Por lo tanto, las condiciones para un conflicto no parecen estar en el Senado, sino en Diputados donde el oficialismo y la UCR tienen un acuerdo para permitir la sanción, pero habrá quejas de muchos minibloques. Esto augura una larga sesión que, hasta ahora, estaría organizada para el miércoles de la semana próxima.

•Problema

Los cambios que se introdujeron en el Senado, y que ya están incorporados al dictamen que comenzará a firmarse hoy por la tarde, fueron aprobados por el gobierno a través de Carlos Tomada (ministro de Trabajo) en el último encuentro que mantuvo con la bancada: El problema mayor pasó a ser la decisión del gobierno de nacionalizar el poder de Policía del trabajo, que desde el gobierno de Raúl Alfonsín recaía en las provincias. En la reforma laboral sancionada por Fernando de la Rúa se había comenzado a transferir potestades nuevamente a la Nación, pero el proyecto ahora en danza otorga ese poder por completo al gobierno nacional. Muchos reconocen, incluso en el Congreso, que sin intervención de la Nación no existe Policía del trabajo en la mayoría de las provincias. Pero frente a esta postura están las gobernaciones que sí tienen organizado un poder de control como Buenos Aires, Mendoza o Córdoba, y que no quieren cederlo.

Después de la protesta a los senadores de todos los ministros de Trabajo provinciales, reunidos en el Consejo Federal del Trabajo, el oficialismo accedió a modificar la redacción del artículo para que quede claro que la jurisdicción será «compartida» y « complementaria».

El segundo punto que fue modificado se refiere al momento en que venza la rebaja de aportes patronales. Esa reducción, de 33% para nuevos trabajadores y 50% cuando se contrate a beneficiarios del plan Jefas y Jefes de Hogar, que regirá para empresas de hasta 80 trabajadores, tiene una vigencia de un año. Y en la ley existe un artículo por el cual el Poder Ejecutivo se reserva la facultad de prorrogar esos beneficios impositivos a las pymes, luego de ese primer año de vigencia.

•Pedido

El jefe de la bancada PJ, Miguel Angel Pichetto, le había pedido a Tomada la intervención del Congreso en el momento de decidir si la rebaja de aportes se prorrogaba por otro período o no, recuperando el Congreso de esa forma una de las facultades que le delegara al Ejecutivo en la ley de emergencia.

Finalmente, Tomada accedió a incluir un agregado por el cual, si bien el Ejecutivo mantienela facultad de prorrogar o no el beneficio,
estará obligado a informar al Congreso el resultado de la gestión.

El artículo que no sufrirá modificaciones es el que otorga la rebaja de aportes a aquellas empresas que tengan menos de 80 trabajadores, lo que fue cuestionado por gremialistas y senadores de distintos bloques por redefinir el concepto de pyme. Pidieron que para definir a una pequeña empresa se tomara como parámetro no sólo la cantidad de empleados, sino también el nivel de facturación.
A pesar de ser uno de los puntos más reclamados no hubo modificaciones.

Dejá tu comentario

Te puede interesar