Avanza nuevo acuerdo con Fondo Monetario

Economía

«La oferta está cerrada y no se reabre. Nos vamos a defender en los tribunales y, si es necesario, a contraatacar.» La respuesta que dio ayer Roberto Lavagna fue contundente al contestarle al director del Departamento Occidental del FMI, Anoop Singh, quien interrogó respecto de la actitud que tomaría la Argentina con los que quedaron fuera de la oferta.

La conversación se dio en medio de una larga reunión política y técnica entre el equipo económico -encabezado por Lavagna- y funcionarios del FMI de primer nivel, encabezados por el titular del organismo, Rodrigo de Rato.

Se trató del puntapié inicial para llegar a un nuevo acuerdo. Así se desprende del comunicado que el Fondo dio a conocer ayer, en el que señala que «en las próximas semanas» habrá nuevos encuentros en Washington, además de calificar como «fructíferas y cordiales» las reuniones desarrolladas en la sede del organismo.

Se repasó en detalle el resultado del canje, aunque el Fondo continúa sin realizar una evaluación oficial sobre la aceptación conseguida. «Acá están todos conformes», resumió un funcionario de Economía, aunque sin dar demasiados detalles. De todas formas, no sólo será válida la opinión de los técnicos del organismo, sino también del directorio, ya que varios países (como Japón o Italia) podrían mantener su posición dura pese a que la adhesión resultó superior a 75%.

Lavagna había cenado el domingo con Rato, quien ayer volvió a estar presente en las negociaciones técnicas, junto a Singh y el representante del caso argentino,
John Dodsworth. Por su parte, el ministro concurrió con todo el equipo que llegó a Washington, incluyendo al secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen; su segundo, Sebastián Palla; y el secretario de Coordinación, Leonardo Madcur. También participó el representante argentino ante el FMI, Héctor Torres.

Antes de entrar a la sede del organismo, Lavagna pidió que no se analizara la relación con el Fondo «como si se tratase de un partido de fútbol».

• Temas clave

Estos son algunos temas claveque surgieron de este encuentro entre funcionarios argentinos y el FMI, el primero tras la suspensión del acuerdo de tres años ocurrida en agosto:

• El propio Lavagna sugirió que las próximas reuniones técnicas fuesen directamente en Washington. No obstante, antes de sellar el nuevo acuerdo viajará una misión del organismo a Buenos Aires. En esta primera etapa, los técnicos repasarán la situación fiscal y monetaria.

• Todavía no está definido si se retomará el acuerdo suspendido en agosto o se redactará uno nuevo. «Las dos posibilidades tienen pros y contras. Se estableció que eso quedará para el final», aseguróHéctor Torres a este diario.

• Tanto Rato como Singh fueron insistentes respecto de la necesidad de cerrar las negociaciones con las privatizadas. «Es otro punto fundamental para que la Argentina recupere inversiones extranjeras», sostuvieron. Esta cuestión volverá a ser incluida como punto central de las metas estructurales que se negocien.

• El nuevo acuerdo incluiría no sólo metas cuantitativas como pretende el gobierno, sino también los típicos compromisos estructurales que exige el FMI. Entre otros, se mencionó la situación del sistema financiero (existe una auditoría pendiente del Banco Nación que debería realizarse), y el futuro de los impuestos distorsivos.

• En cuanto a los pagos futuros,
la intención de la Argentina es conseguir una refinanciación total de vencimientos de capital (este año son u$s 5.200 millones), pero pagar los intereses. «Es la única forma de cumplir con nuestro programa financiero, que además fue comprometido al reestructurarse la deuda», razonan en Economía, más allá de la intención política de avanzar con el desendeudamiento. No está aún clara la posición del FMI, pero no se descarta que solicite que continúe la cancelación neta de algunos vencimientos y acepte refinanciar el resto. Lavagna volverá hoy a Buenos Aires, pero antes se entrevistará con el titular del Banco Interamericano de Desarrollo, Enrique Iglesias, y probablemente con funcionarios del Banco Mundial. En tanto, Nielsen y Palla volarán con destino a China para participar de la primera reunión del año del G-20.

Dejá tu comentario