Escenario electoral: los bancos no podrán aumentar su posición en dólares

Economía

El Banco Central fijó un nuevo control cambiario ante las preocupaciones que despierta la tensión preelectoral protagonizada por los dólares paralelos y en particular el dólar blue, que ayer llegó a tocar los $200. En su habitual reunión semanal, el directorio de la entidad que preside Miguel Pesce dispuso que los bancos no puedan comprar divisas hasta fin de mes. La medida apunta a desalentar la demanda especulativa de dólar oficial por parte de las entidades financieras ante la creciente volatilidad. El objetivo es proteger el nivel de reservas en momentos en que la estacionalidad y la intervención para contener la brecha imponen un esperable drenaje.

En concreto, la autoridad monetaria estableció que los bancos no podrán incrementar su posición global en moneda extranjera hasta fin de mes, a fin de evitar especulaciones sobre posibles saltos en el tipo de cambio. Así, busca evitar lo que ocurrió antes de las PASO: que las entidades aceleren su demanda de dólares ante especulaciones con una eventual devaluación poselectoral, que el Gobierno descarta.

“Las entidades financieras tendrán que mantener hasta fin de mes la posición global en moneda extranjera en el mismo nivel del promedio mensual de saldos diarios registrado en octubre o el vigente al día de hoy (por ayer), el que resulte menor”, precisó un comunicado del BCRA. Algunos bancos incluso tendrán que desprenderse de divisas. Es el caso de los que actualmente tienen una posición mayor a la del promedio del mes pasado.

En términos globales, las entidades tienen actualmente una posición en moneda extranjera inferior al límite normativo. En la autoridad monetaria estiman que, en su conjunto, contaban con margen para aumentar su tenencia de moneda extranjera en unos u$s1.000 millones. Fuentes oficiales señalaron que la intención es desalentar especulaciones sobre posibles saltos en el tipo de cambio. “Se les pide que sigan funcionando como venían haciendo hasta ahora”, explicaron y afirmaron que en conversaciones con el BCRA los bancos adelantaron que están en condiciones de mantener la posición actual.

La decisión se tomó para cuidar las reservas, que en lo que va de noviembre se ven tensionadas por la flexibilización del cepo al pago anticipado de importaciones de insumos que se implementó en octubre (un mes en el que el Central pudo comprar más de u$s200 millones) y la menor oferta estacional de divisas del agro. La expectativa es minimizar las ventas de acá a diciembre, cuando se espera que mejore la liquidación de exportaciones con el comienzo de la cosecha fina.

Algunos analistas señalaron que la medida apunta a que los bancos “ayuden” al BCRA a contener expectativas en la plaza de futuros. Como venían apostando por sintéticos con el bono T2V1, que vence pronto, había riesgo de que redujeran su posición vendida, lo que generaría una suba de tasas implícitas.

Temas

Dejá tu comentario