Boeing 787 bate récords de órdenes

Economía

Seattle (Reuters, Bloomberg) - Boeing Co. presentó ayer al mundo su nuevo modelo B-787 Dreamliner. Obviamente, la fecha elegida no es casual: es el 7/8/07 (en inglés, el número del mes va antes que el del día). Además, hace sesenta años la compañía estadounidense había presentado su modelo 377 Stratoliner, el primero que venía con cabina presurizada y alcanzaba alturas por encima de las nubes de tormenta.

Ayer, aerolíneas europeas, australianas y de Oriente Medio emitieron 55 nuevos pedidos pocas horas antes de la ceremonia de presentación en Seattle; la fiesta albergó a unas 15.000 personas, entre empleados (a quienes se envió a un estadio cerrado de fútbol americano), clientes y proveedores, que concurrieron a su planta de Everett, ubicada en las afueras de esta ciudad del estado de Washington. Todos fueron a ver la flamante línea de aeronaves medianas de largo alcance, el primer avión completamente nuevo lanzado por Boeing en doce años y el más exitoso de su historia reciente.

  • Encargue

    La nave no luce radicalmente nueva en su aspecto exterior, pero debajo de la pintura se encuentra una estructura hecha en 50% de combinaciones de fibra de carbón y otro 15% de titanio, lo que lo convierte en un avión mucho más liviano y con menor consumo de combustible que la actual gama de igual tamaño.

    El uso de materiales resistentes e inoxidables determina que el aire en las cabinas podría ser más húmedo, lo que ayudaría a que los pasajeros no se deshidraten y sientan menos incomodidades en los viajes largos, según la empresa.

    Los nuevos motores más livianos hechos por General Electric Co. y la británica Rolls-Royce permitirán a las aerolíneas ahorrar cerca de 20% en sus costos de combustible. Las aéreas, que han atravesado muchos problemas para poder aumentar sus utilidades en los últimosaños, están expectantes ante el nuevo avión, y por eso Boeing recibió (y cerró) rápidamente 700 pedidos.

    El sábado, la aerolínea alemana de bajo costo Air Berlin encargó 25 aviones Boeing 787, valuados en u$s 4.000 millones según su precio de lista, mientras que la firma Aviation Lease & Finance Co. de Kuwait ordenó diez más, que se suman a otros doce que había pedido anteriormente.

    Ello coloca el número de órdenes del 787 Dreamliner en un total de 677. Se prevé que la cifra aumente, dado que la aerolínea australiana Qantas Airways Ltd. anunció el viernes que encargará otras veinte máquinas, además de los 45 que ya había acordado comprar. Esta semana es posible que se realicen más anuncios, dado que las aerolíneas podrían aprovechar la publicidad que rodea a la ceremonia de presentación de la nueva línea Boeing.

    Sin embargo, una vez que se haya consumido el champagne y los invitados se hayan ido, Boeing deberá probar que el avión puede volar y que está listo para su uso comercial. Esto deberá suceder dentro de los próximos ocho meses.

    El Dreamliner (literalmente, «el avión del sueño») hizo que Boeing por primera vez en cinco años superara a Airbus en número de máquinas encargadas por las aéreas. El A350 XWB, su contraparte europea, recién entrará en servicio en 2013, o sea, cinco años más tarde que el Dreamliner, que ya no acepta más órdenes hasta 2015. El 787 requirió para su desarrollo inversiones por u$s 10.000 millones, de los cuales u$s 6.000 millones fueron aportados por Boeing y u$s 4.000 millones por proveedores que decidieron compartir el riesgo con la terminal.

    Los tests de vuelo comenzarán en setiembre próximo, y la primera máquina se entregará en mayo del año que viene. El uso extensivo de simuladores le permitió a Boeing un «ahorro» de tres años en el desarrollo del 787 respecto del modelo B-777, de acuerdo con expertos del sector. Boeing usó también simulaciones computadas para el flujo de aire sobre sus alas y fuselaje.
  • Dejá tu comentario