Boudou defiende más comercio con Brasil para enfrentar competencia con China

Economía

Por José Daniel Amadis, Corresponsal en Sao Paulo.- El ministro de Economía de Argentina, Amado Boudou, defendió hoy en Sao Paulo, después de un encuentro con su homólogo brasileño Guido Mantega, intensificar y fortalecer el comercio bilateral con Brasil como una estrategia de ambos países para enfrentar las importaciones de productos chinos. Para defenderse de la competencia con China, "estamos trabajando en el fortalecimiento comercial. Es eso, exactamente, lo que las dos presidentas (Cristina Fernández de Kirchner, de Argentina, y Dilma Rousseff, de Brasil) están haciendo", señaló Boudou en declaraciones a Ámbito Financiero después de una rueda de prensa tras el encuentro con Mantega.

La Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (FIESP), en cabeza de su presidente, Paulo Skaf, le pidió la semana anterior al ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, Fernando Pimentel, que el país aplique acciones de defensa "inmediatas" y no tener que esperar a que pase "casi un año de análisis", como sucede en la actualidad, para ver si caben las medidas antidumping. Al igual que el pedido del mayor gremio empresarial brasileño, la Unión Industrial Argentina (UIA) acordó en enero pasado con Boudou y con el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, "promover la producción y el trabajo nacional", como estrategia para fortalecer la industria del país.

Posición conjunta en el G-20

El almuerzo de trabajo entre Mantega y Boudou sirvió también para que ambos países tracen una posición conjunta de defensa comercial en la próxima reunión del G-20, que reunirá a las mayores economías del mundo entre el 18 y 19 de febrero en París.

En una rueda de prensa concedida después de la reunión, Boudou explicó que la discusión en la capital francesa con las grandes potencias "no puede pasar por la regulación de precios de las materias primas, de ninguna manera", como lo ha propuesto el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, para combatir el precio de la canasta básica y tener un mayor control inflacionario. "La solución para el mercado de 'commodities' (materias primas) pasa por la ampliación de la oferta de productos en el mercado internacional y no por su regulación. Haremos una defensa muy cerrada y muy fuerte. Pensamos en aumentar la oferta y expandir las fronteras con la transferencia de tecnología a países con menor grado de desarrollo", destacó Boudou, que defendió también como uno de los temas para abordar en París el de la reforma del sistema financiero mundial. Mantega, por su parte, consideró que Argentina y Brasil son "grandes exportadores de materias primas" y por eso sus posiciones son "próximas", en particular sobre "lo que no se debe hacer. Si hay alguna cosa que necesita hacerse es estimular la producción, no inhibirla", manifestó el titular de la cartera económica brasileña.

Comercio bilateral

En cuanto a las relaciones comerciales bilaterales, Boudou expresó que los dos países "deben fortalecer la sociedad", pues "lejos de haber conflictos hay ahora más potencialidad y más integración. El proceso de competencia y rivalidad cambió y por eso se trabaja para ver cómo se incrementa y fortalece la potencialidad comercial que se tiene". Según cifras brasileñas, citadas por Mantega, la corriente comercial bilateral en 2010 fue de 32.000 millones de dólares, con saldo a favor de Brasil.

Mantega evocó de igual manera el tratado para realizar transacciones en las correspondientes monedas locales y no con el dólar estadounidense como referencia. "Con esto hemos fomentado el comercio de pequeñas y medianas empresas, pero no hay un gran comercio en moneda local. Debería ser mayor. Tenemos mucho que avanzar. Nuestros mercados no se encogieron con la crisis, por eso necesitamos mejorar las alianzas económicas y políticas" y en ese sentido ambos ministros adelantaron que producirán conjuntamente el papel moneda (pesos argentinos y reales), a través de una alianza entre las respectivas casas de la moneda.

Crisis

El reflejo de la crisis mundial, agravada a finales de 2008, de acuerdo con Mantega "ha sido superado en los países emergentes. En los países desarrollados vemos las primeras señales que en Estados Unidos las cosas están mejorando. Pero en Europa les falta todavía. En Latinoamérica no teníamos problemas con los bancos, ellos estaban sólidos y lo que hicimos fue fortalecer la economía, al marcado y dar condiciones a los trabajadores".

Dejá tu comentario