La canasta básica se desaceleró al 2,4% en mayo; una familia necesitó $64.445 para no ser pobre

Economía

Una familia de cuatro integrantes (dos adultos y dos menores) necesitó 2,6 salarios mínimos para superar el umbral de pobreza. A su vez, para no ser indigente necesitó un poco más de un salario mínimo.

La Canasta Básica Total (CBT), que mide la línea de pobreza, se desaceleró un punto porcentual en mayo y creció bastante por debajo de la inflación general. Aun así, una familia de cuatro integrantes (dos adultos y dos menores) necesitó 2,6 salarios mínimos para no ser considerada pobre, según datos del INDEC.

La CBT para un "adulto equivalente" (varón de entre 30 y 60 años con actividad moderada), subió 2,4% desde los $20.735 hasta los $20.856 en el quinto mes del año. Mientras tanto, la cesta para una familia ascendió desde los $62.958 hasta los $64.445.

Paralelamente, la Canasta Básica Alimentaria (CBA), que mide la línea de indigencia, ascendió un 2,8%. Para un adulto equivalente se ubicó en los $8.875 mientras que para una familia se posó en los $27.423.

Cabe recordar que en mayo el Salario Mínimo Vital y Móvil fue de $24.408. Para el mes en curso tuvo una actualización del 3,5% hasta los $25.272.

El miércoles el INDEC dio a conocer que la inflación de mayo fue del 3,3%, alta pero la menor desde diciembre del año pasado.

El organismo conducido por Marco Lavagna reportó desaceleraciones en indumentaria y alimentos, a pesar de que este último rubro registró subas de precios importantes en algunos de sus componentes.

Los mayores aumentos se verificaron en transporte y salud, impulsados por ajustes en precios regulados como la nafta, la electricidad o las prepagas.

En los últimos 12 meses los precios treparon 48,5%. En el mismo período la CBT creció 49,6% y la CBA 53,4%, ambas por encima de la inflación general. Por el contrario, desde enero la inflación general fue del 21,5%, superior al 18,9% de la CBT y al 20,9% de la CBA.

Cabe recordar que la Canasta Básica Alimentaria se determina tomando en cuenta los requerimientos normativos kilocalóricos y proteicos imprescindibles para un adulto equivalente, mientras que la Canasta Básica Total incorpora bienes y servicios no alimentarios.

Vale remarcar, no obstante, que la CBT no contempla, por ejemplo, el costo de un alquiler. Según datos del INDEC, casi el 20% de los habitantes del país son inquilinos mientras que en la Ciudad de Buenos Aires ese número es superior al 35% según relevamiento de 2018.

Dejá tu comentario