CGT-FMI: "Preocupa que vuelvan con las exigencias que ya han fracasado"

Economía

Se reúne mañana la mesa chica de la central con el staff del Fondo en Buenos Aires. Foto y declaración de fuerza, pero con gesto moderado.

La “mesa chica” de la CGT recibirá mañana a la misión del Fondo Monetario bajo la premisa, reforzada por ser el segundo encuentro en lo que va de la gestión de Alberto Fernández, de que la Argentina no está en condiciones de afrontar nuevos ajustes como los que tradicionalmente publicitó el organismo multilateral de crédito. “Nos preocupa que vuelvan exigencias de ajustes que ya han fracasado en otras oportunidades; aspiramos a un nuevo enfoque integral, con la equidad como base, sin dejar de cumplir con pautas razonables para sus sustentabilidad”, le dijo anoche a este diario Gerardo Martínez, jefe del gremio de albañiles (Uocra) y anfitrión, como secretario de Relaciones Internacionales de la central obrera, del encuentro de mañana.

El encuentro, con presencias físicas de los invitados, contará con la participación de la directora adjunta del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Julie Kozack, y de Luis Cubeddu, jefe de la misión para la Argentina y el más conocido para sus interlocutores por su concurrencia sostenida a este tipo de intercambios en los últimos años. Por la CGT estarán los cosecretarios generales Héctor Daer y Carlos Acuña junto con otros referentes como Martínez, el adjunto y líder de los estatales, Andrés Rodríguez, y José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), entre otros.

La misión del organismo, que ayer llegó a la Argentina y arrancó de inmediato con sus contactos con el Gobierno, suele incorporar en sus estadías encuentros con sectores gremiales y sindicales. Y la CGT ya es un clásico de su agenda. También lo son los planteos, con mayor o menor grado de sutileza, a favor de reformas laborales y previsionales a la usanza de las de la década del 90 aunque en lo que va de la gestión de Kristalina Georgieva esos planteos se moderaron al mínimo como no sucedía en la historia reciente.

Con más argumentos que en mayo pasado, cuando se produjo el primer encuentro bilateral desde que arrancó la gestión del Frente de Todos, la CGT expondrá que la profundidad de la crisis económica y social derivada de la pandemia del coronavirus no dejará espacio para nuevas restricciones y medidas que no tuviesen que ver estrictamente con la necesidad de revertir “el drama social”. Habrá, de parte de los dirigentes, un nuevo respaldo al Gobierno: “Vemos un esfuerzo en cambiar el rumbo. Ahora es imprescindible que se consolide esta tendencia para alcanzar un esquema económico social inclusivo y equitativo. Para ello se deberá definir un proceso virtuoso que permita encaminarnos en una senda de crecimiento y equidad con bases sólidas”, amplió Martínez.

Andrés Rodríguez, por su parte, dijo que la postura de la central obrera se basará en pedir que un eventual entendimiento entre la Argentina y el organismo no incluya “un ajuste despiadado”. “Que el acuerdo sea buscando un equilibrio sin un ajuste despiadado”, afirmó el estatal.

Temas

Dejá tu comentario