Bienes suntuarios: advierten que medida perjudica la actividad

Economía

Las restricciones para importar bienes suntuarios y finales generaron fuertes críticas. En cambio, el registro de importadores y exportadores recibió algún elogio.

El Banco Central emitió dos normativas vinculadas al comercio exterior y una de ellas fue recibida con bastante disgusto por parte del mercado. El rechazo tiene que ver con la Comunicación A 7201, a la cual desde la autoridad monetaria llamaron internamente “medida anti- Lamborghini”, que restringe la importación de bienes suntuarios (y algunos bienes finales). A partir de la 7201, quienes traigan desde el exterior los productos que aparecen en el listado deberán conseguir financiamiento o bien esperar 90 días para acceder al mercado de cambios. En el caso de los artículos de lujo el plazo se extiende a 365 días.

“Las importaciones alimentan los procesos productivos locales. Un bien es suntuario para quien lo consume, pero es un objeto de trabajo para el que lo importa, lo distribuye, el que lo vende”, señaló en primer lugar el director de la consultora DNI y experto en comercio exterior, Marcelo Elizondo. Y fue un poco más allá en sus críticas. “Limitar importaciones en particular o general es obstruir los flujos de producción y comercio. Estas medidas son incluso objetables ante la Organización Mundial de Comercio y ante el Mercosur”.

Por otra parte, Elizondo criticó que este tipo de medidas “definen una tendencia general obstruccionista”.

En tanto, el director de la consultora Ledesma, Gabriel Caamaño, hizo referencia al encarecimiento que implica la disposición y señaló a este medio que “la medida lo que hace es dificultar el acceso de esos importadores al tipo de cambio oficial, algo que genera costos financieros y de cobertura, que el importador va a trasladar a los precios de los productos”.

Además, Caamaño advirtió que fueron incluidos bienes de uso y de capital del agro. “Eso va a impactar en producción y en inversión y contribuye a que crezca la incertidumbre”.

El propio Caamaño armó en sus redes un listado de los productos afectados, entre los que figuran desde aguas minerales hasta hornos microondas, pasando por refrigeradores domésticos, motos, caviar, carritos para golf, vehículos para nieve, entre otros. También aparecen autos con valor FOB igual o superior a los u$s35.000, embarcaciones con valor FOB igual o superior a los u$s5.000.

“Las normativas hacen zozobrar el comercio exterior: ¿cómo van a considerar que una cosechadora es un bien suntuario?”, se preguntó Rubén García, presidente de la Cámara de Importadores de la República Argentina.

Por otra parte, García se quejó que el comercio exterior está “en caída libre” y afirmó que muchos importadores tienen cientos de productos ya pagados frenados en Ezeiza y los puertos.

Por otra parte, el Banco Central también emitió otro comunicado el miércoles, en el que anuncia la creación del “Registro de Información Cambiaria de Exportadores e Importadores de Bienes”, según la entidad, para “generar una instancia de comunicación directa que simplifique el cumplimiento de la normativa cambiaria”.

García no emitió una opinión al respecto, aunque aclaró que la medida incluye a grandes exportadores e importadores y que en Argentina “el 80% del comercio exterior está logrado por las pymes.

No obstante, un importante actor del mundo agroexportador indicó a este medio: “El registro del BCRA es una medida muy útil. Porque los bancos retrasan la carga de divisas. Ahora los operadores podrán hacerlo en forma directa. Es una medida que veníamos pidiendo”.

Por su parte, Elizondo advirtió: “Si el registro ocurriera en un marco de normalidad, de neutralidad, puede ser un instrumento de ordenamiento, ni bueno ni malo en sí mismo. Ahora, en este marco de restricciones crecientes, directas e indirectas, puede parecer que es un instrumento más para obstruir”.

Dejá tu comentario