Como en el fútbol, lo mejor es al final

Economía

A pesar de la cháchara de quienes ven el fin del capitalismo, lo que ocurre puede ser exactamente lo contrario, el reverdecer de su cara más horrible: la concentración monopólica. Basta mirar al sector bancario. Allí los pocos ganadores se están "quedando con todo", al romperse las barreras que históricamente impedían la concentración en pocas manos, para reducir el riesgo sistémico y desfavorecer la colusión. Hay quienes se alegran ante la idea de una sociedad más regulada, olvidando que no fue el sector privado quien alimentó y disparó la actual crisis, sino el gubernamental al alterar todas las relaciones riesgo retorno facilitando -por cuestiones electorales- un costo ridículamente bajo para el dinero. Hoy estamos pagando "la fiesta", claro que para algunos el costo puede ser excesivo. Por ejemplo, un seguro a cinco años para por u$s 10 millones en deuda de Pakistán o la Argentina ha trepado a u$s 4 millones al contado más u$s 500.000 al año (son valores de default). Pero vamos a la rueda de ayer. Los datos económicos que se conocieron a lo largo de la jornada fueron, si se nos permite, horribles; la producción industrial tuvo la mayor caída en casi un cuarto de siglo, la recesión se hizo sentir sobre los precios minoristas y el precio del petróleo cerró en el valor más bajo en 14 meses (u$s 69,85 por barril).

Con este panorama fue más que lógico ver al Dow retrocediendo 4,43 por ciento. Pero tan lógico como esto fue 4,68 por ciento que terminó ganando el Dow al cerrar en 8.979,26 puntos. Durante setiembre los Hedge Funds (sólo 1/3 del total revela sus números) vendieron activos por u$s 43.000 millones para hacer frente a los rescates y cubrir posiciones descubiertas. Si bien las liquidaciones continuaron en octubre (en mucho menor medida), en estos momentos mantienen un exceso de efectivo que justifica movimientos como el de ayer (y de días previos), disparado en los últimos noventa minutos de la rueda por la necesidad de hacer "caja" a través del trading. De todas formas, como en diez de las últimas doce ruedas, el Dow cerró en baja, no muchos "les creen" a estos movimientos.

Dejá tu comentario