Crisis energética podría agravarse en invierno

Economía

Para las empresas eléctricas, el verano «ya pasó» y a menos que haya un imprevisto, no se esperan problemas de energía hasta el invierno. Se admite que en los días de mayor consumo, el sistema pudo responder a la demanda porque algunos grandes usuarios industriales redujeron el uso de potencia, bajo presión del gobierno, pero se prevé que los próximos meses serán tranquilos, y que ahora «hay que prepararse para el trimestre junio-agosto».

En el verano, las dificultades en el suministro eléctrico pueden deberse a fallas en las redes de distribución porque los cables sometidos a altas temperaturas se saturan y por el consumo de los aparatos de aire acondicionado. También puede ocurrir que la oferta de energía sea insuficiente para atender a la demanda.

En el invierno, en cambio, el centro de la preocupación está en la oferta, o dicho de otra forma, en la cantidad de energía disponible. En los días de temperaturas más bajas aumenta el consumo residencial para calefacción y la actividad industrial está a pleno. Por eso, en el gobierno se está estudiando de nuevo la posibilidad de pagar el combustible a las empresas que tienen equipos electrógenos propios para que los pongan en funcionamiento.

En Cammesa, la empresa mixta que controla el mercado eléctrico, se afirma que en el verano los grandes usuarios industriales -que utilizan más de 300 kilovatios de potenciaincrementaron el consumo en 7%, aun estando vigentes los castigos para los que gasten más energía que en igual período de 2005, sistema que continuará sin interrupciones en los próximos meses.

  • Presiones

    Además de las penalizaciones, se afirma que el gobierno observó muy de cerca la situación eléctrica en los días de más calor, y que Roberto Baratta, secretario de Coordinación del ministro Julio De Vido, presionó personalmente a las grandes empresas para que bajaran la carga en diciembre y en los primeros días de febrero, a medida que Cammesa registraba consumo de potencia por encima de 15.000 megavatios en las primeras horas de la tarde.
    De este modo, el sistema pudo responder a un pico de demanda de 17.517 megavatios registrado el 2 de febrero a las 21.15 horas. En las compañías eléctricas se afirma que el pico hubiera estado por encima de no mediar el gobierno, y que ahora no se puede ya precisar hasta dónde llega la demanda.

    De todos modos, ese primer viernes de febrero, las reservas del sistema eran sólo de unos
    2.400 megavatios, por lo cual se debía recurrir a bajar la demanda, ya que la salida de servicio de una sola central, hubiera llevado a un apagón por falta de alternativa.

    En el gobierno creen que «el comportamiento del sistema fue inmejorable, y se pudo afrontar la demanda de los aparatos de aire acondicionado, mejor que en el último verano en Europa».

    Sobre el invierno, en cambio, por ahora se habla poco. El primer paso -se afirma-es terminar la licitación de Cammesa para comprar fueloil importado y alquilar tanques de almacenamiento para el producto.

    La mayoría de los equipos térmicos pueden reemplazar el gas natural por fuel en los días en que el fluido está muy demandado debido a las bajas temperaturas. Pero las centrales de última generación -como Güemes en Salta y Ezeizanecesitan gas y este invierno van a tener que operar continuadamente considerando la demanda que se espera.

    Por eso, esta etapa es la de conseguir el fueloil y el gas para que todas las usinas puedan operar sin interrupciones durante el invierno. El ahorro, en tanto, deberá ser mayor al del verano, porque a pesar de que no hay receso industrial, hay menos agua por razones estacionales.
  • Dejá tu comentario