Marx sobre la deuda: "Cuidado que el tiempo no es infinito"

Economía

El economista y titular de la consultora Quantum Finanzas dialogó con este diario sobre cómo están viendo los inversores el proceso de reestructuración de la deuda. A continuación lo más relevante.

Periodista: Puede clarificar cuál es el cuadro de situación de la deuda pública. ¿Está en default o no? ¿Es igual el estatus o tratamiento por ejemplo de las Letes del de los bonos soberanos?

Daniel Marx: Hay varias cosas. Primero cuando uno habla de la deuda, habla en general como la deuda del sector público argentino, en referencia a la nacional y de alguna de sus componentes y eso tiene distintas categorías. Hay la llamada deuda digamos de carácter más general que sería lo que la gente entiende como deuda en títulos públicos, después hay deuda con organismos de crédito internacionales (BID, BM, FMI) y hay otras especies y acreedores u otras formas de instrumentación, como ser préstamos bilaterales con otros países o entidades financieras, o de otros organismos oficiales, etc.. Ahora dentro de la deuda en títulos en manos del sector privado, ahí tenemos que el Gobierno hoy está como tratando de refinanciar las deudas en pesos de corto plazo, está viendo el alcance de los otros títulos pagaderos en moneda local pero no necesariamente con cláusula de repago vinculado a los pesos, esto es por ejemplo “un dollar link” o sea “un CER” que eso en parte está reperfilado y en parte están viendo si renuevan voluntariamente o no, eso está en evaluación. Después tenemos títulos denominados y pagaderos en moneda extranjera, ya sea con legislación argentina u otra, que en principio está reperfilado lo que es bajo ley local, y no hay vencimientos de capital inminentes de lo que es ley extranjera.

P.: ¿Pero está en default o no?

D.M.: No está claro si uno lo llama default o no, porque ¿reperfilado qué es? O sea, depende de su definición de default (y reperfilamiento).

P.: ¿Y cómo lo ven los bonistas y bancos del exterior? ¿Qué dicen que los reperfilaron?

D.M.: Al momento de reperfilarse se está en “default selectivo”. Cuando se reperfiló ya deja de estar en la categoría de “default selectivo”, pero algún inversor de acá puede decir “perdón pero en el prospecto dice que se pagaba tal día y no cobré”. Hay de todo entre los bonistas. Lo que estamos notando es que lo están evaluando, lo están aceptando implícitamente y momentáneamente.

P.: ¿Por el cambio de gobierno?

D.M.: Sí, pero incluso con el gobierno anterior. No es que le gustara pero hay cierta aceptación implícita, por el momento. (NdR: una aceptación táctica de cara a la negociación).

P02 - TASAS DE 1x8.jpg

P.: ¿Además de la deuda provincial, y el caso testigo de Buenos Aires, hay algo más?

D.M.: Hay cosas menores como temas de litigios a resolver, Club de París.

P.: ¿Perdón pero el Club de París ya estaba cerrado?

D.M.: Ya está pero no sé si va a haber una nueva reestructuración, si se reabre o no, porque hay que cosas nuevas que se incorporan al Club de París, pero son decisiones a tomar.

P.: Para despejar mitos, ¿el “cross default” (si se defaultea un bono hace caer al resto) solo corre para los tenedores de ley extranjera?

D.M.: Sí así es. Si defaultean un bono ley local no activa esta cláusula, no puedo invocarla. Solo para bonos bajo ley externa.

P.: ¿Por dónde cree que se va a encuadrar la negociación? ¿Será parecida al canje anterior?

D.M.: Se puede “encuadrar” esto si Argentina pone sobre la mesa un programa económico comprensivo que se vea como muy coherente y creíble y con eso arme una propuesta afectando distintos títulos y esta propuesta sea una combinación de plazos, tasas que se pagan, tasas que por ahí se consideren y tratamiento del capital también.

P.: ¿A qué se refiere con tratamiento de capital e tratamiento de intereses?

D.M.: Si es con quita o no.

P.: Está claro que el primer paso entonces es presentar un programa económico, que aún hoy no se conoce, que le de sustento a la propuesta a los acreedores.

D.M.: Sí, luego lo vuelca a una propuesta general que además tendrá sus componentes particulares. Pondrán todo eso sobre la mesa y luego mostrarán la instrumentación, que se puede hacer relativamente rápido, idealmente, y ahí se tendrá una tasa de descuento aplicable para Argentina que disminuya sustancialmente (respecto a los niveles actuales). Y gracias a ese conjunto de movimientos se tendrá una creación de valor para adelante, es decir, si Argentina está con una deuda más sostenible, tiene un programa económico que vale la pena apoyar, y los bonos valen más porque la tasa de descuento es inferior.

P.: ¿Qué umbral de tasa están viendo?

D.M.: Lo que habría que mirar primero es cuál es la tasa vigente en el mundo definido de alguna manera y cuál es la aplicable a los países, por ejemplo, Latinoamérica. Eso le da tasas muy inferiores a la que tiene Argentina hoy. La idea es compararse con una mix (por ejemplo, Brasil, Perú, Bolivia, Chile y otros). (NdR: un promedio Latam daría 3 a 4%, o sea, cerca de los 500 puntos básicos de 2016).

P.:¿Dada su experiencia hay tiempo para tener todo esto en marzo? ¿Y marzo qué es, la propuesta preliminar o qué?

D.M.: Eso no se sabe aún.

P.: ¿Cuánto tiempo lleva esto?

D.M.: Ya empezaron a definir algunos elementos, que son los anuncios hechos (Ley de Solidaridad), ahora bien, hay que ver si los van a complementar, supongo que sí.

P.: Parecería que negociar ahora es más fácil que en el canje anterior donde los bonistas estaban dispersos por todo el mundo. Hoy están más concentrados, quizás como en los 80 donde había que sentar al Citibank y dos bancos más y se encaminaba la negociación.

D.M.: Sí, en alguna manera hay menos dispersión. Sin embargo, puede ser más sencillo en este aspecto pero más difícil en la práctica.

P.: ¿Para los de afuera qué es lo más conflictivo, quita o no? ¿Piden algo en particular?

D.M.: No hay un tema, a distintos le duele en distintos lados, hay que tratar de compatibilizar acá. Se escucha de todo.

P.: Pero hay voces cantantes.

D.M.: Sí, pero aun así lo que dicen ahora es distinto a lo que dijeron tres semanas atrás.

P: ¿A qué le debiera presta mayor atención?

D.M.: Cuidado que el tiempo no es infinito.

P.: ¿Le preocupa la evolución del stock de deuda del BCRA, por lo que viene en los próximos meses?

D.M.: El BCRA tiene un desafío ahora muy delante que es por estacionalidad sola tiene caída en la demanda de dinero en un momento en que ya venía con caídas más tendenciales de demanda de dinero desde el año pasado. Cómo maneja eso para que no se transforme en presiones que se compliquen sobre el resto de la economía.

P.: ¿Qué solución ordenada le daría al tema Leliq y Pases?

D.M.: El BCRA está tratando de generar alguna credibilidad y que sea sin pagar tasas extraordinariamente altas comparadas con la inflación esperable. Pero el balance del BCRA es más complejo que eso, porque también tiene pasivos no remunerados y los bancos tienen también algunos pasivos remunerados y otros no. Entonces cómo manejar todos esos equilibrios es el tema que hace a la política monetaria.

P.: Me refería a evitar lo que fue la Cuenta Regulación Monetaria o el festival de bonos de los 80.

D.M.: Por eso me refería a la demanda de dinero. Porque si la demanda de dinero ve que la oferta de dinero es ilimitada, esa demanda se cae, si se ve como prudente puede ocurrir lo contrario. Entonces hay que ver que te lleva a tener distintas posiciones de oferta monetaria.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario