16 de octubre 2003 - 00:00

Default: Japón se une a Europa contra la Argentina

Tokio - Un grupo de tenedores japoneses de los bonos argentinos en default convocó para hoy a una reunión de acreedores en la que propondrán unirse a bonistas de Europa para accionar en forma conjunta contra la propuesta que hizo Roberto Lavagna en Dubai.

Los bonistas japoneses creen que tendrían mayor poder de negociación si se unen a la Agencia de Reestructuración de Bonos Argentinos (ABRA por sus siglas en inglés), que nuclea a alrededor de 30.000 inversores minoristas europeos.

«Esperamos mantener un encuentro de acreedores para fines de noviembre o principios de diciembre», dijo un funcionario del banco japonés de capitales extranjeros Shinsei Bank, que encabeza las acciones en representación de inversores japoneses e instituciones financieras.

• Presionados

Los inversores japoneses se sienten más presionados que antes a negociar con Buenos Aires luego de la polémica propuesta de la Argentina de pagar sólo un cuarto de la deuda en cesación de pagos, que suma unos 94.300 millones de dólares.

Entre 30.000 y 40.000 inversores minoristas japoneses poseen bonos argentinos en yenes por un valor nominal de alrededor de 191.500 millones de yenes (1.760 millones de dólares).

La Argentina tiene cuatro series sin pagar de bonos Samurai, que son bonos en yenes emitidos por una entidad extranjera. Hasta el momento, los tenedores de dos series suscribieron pedidos para un encuentro de acreedores.

El funcionario del banco Shinsei dijo que espera que los tenedores de las otras dos series se adhieran a la iniciativa tan pronto como los tenedores de más de 10 por ciento del valor nominal de los bonos exijan tal acción, condición para mantener un encuentro.


En una cumbre de acreedores, los que apoyan la unión con ABRA necesitan una mayoría de dos tercios, cifra que el funcionario de Shinsei consideró probable de alcanzar. ABRA representa a inversores minoristas de Austria, Suiza, Alemania, Luxemburgo y Holanda con bonos por un valor nominal de alrededor de 1.200 millones de dólares. El organismo internacional dice que sus negociaciones con Buenos Aires buscan asegurar que se mantenga el capital de los bonos en cesación de pagos, así como un cupón de intereses superior al que pagan los bonos del gobierno japonés.

En el equipo económico, la mente está puesta en los próximos road-shows que se harán por las principales capitales del mundo. Las mismas tendrán reuniones con grupos de acreedores, los que se fueron formando espontáneamente para la renegociación. Paralelamente, la intención oficial es que para fin de mes, los bancos invitados a participar del proceso hagan llegar sus opiniones y propuestas, y a mediados de noviembre se designará el sindicato que incluirá a dos bancos para EE.UU., dos para Europa, dos en la plaza local y uno en Japón.
Pese a este acelerado esquema, la propuesta final a inversores con el detalle de los bonos a ofrecer en canje de los que hoy están en default se demoraría hasta tanto no esté asegurado que la mayoría de los tenedores de papeles en default aceptará la iniciativa del gobierno argentino.

Dejá tu comentario

Te puede interesar