En el primer semestre el déficit primario bajó 64% con respecto a un año atrás

Economía

El Gobierno logró cerrar el primer semestre del año con una importante caída del déficit primario del sector público del 64% en términos reales. La estimación corresponde a la Oficina del Presupuesto del Congreso (OPC) que realiza sus cálculos en base al gasto devengado. La fuerte mejora se consiguió por la doble vía de la reducción de erogaciones y el incremento de los ingresos.

El informe detalla que durante la primera mitad del año los ingresos totales de la Administración Nacional ascendieron a $3,4 billones, lo que marcó una expansión de 18,7% en términos reales .La mejora se explica principalmente por un avance de los ingresos tributarios (29,6% real), como consecuencia de mayores entradas del Impuesto al Valor Agregado y de los Derechos de Exportación, y de ingresos no tributarios (231,9%), a partir del producido del Aporte Solidario y Extraordinario desde mayo.

En cambio, los gastos primarios ascendieron a $3,8 billones con un contracción del 7,3% real que se explica por una baja de las erogaciones del sistema previsional del 9,6% y de los salarios públicos del 5%. El trabajo de la OPC también destaca que hubo una merma en los importes destinados a la emergencia sanitaria, que fueron inferiores en comparación con el primer semestre del año pasado.

En cambio, se detalla que entre enero y junio hubo una mejora de los gastos de capital del 92,1% y en los subsidios energéticos del 43,9% y en la adquisición de bienes y servicios del 35,3%.

Si se incluyen los costos financieros del período, los gastos totales presentaron una contracción de 9,7% como consecuencia de la caída en la ejecución de los intereses de la deuda del 30,4%.

“En síntesis, la dinámica entre ingresos y gastos permitió que mejoren los resultados primario, financiero y económico. El déficit primario alcanzó los $473.102 millones, lo que implicó una mejora de 64%”, señala el reporte.

El trabajo agrega que “el déficit financiero arrojó un total de $809.628 millones, registrando una disminución de 55%”, mientras que “el resultado económico deficitario alcanza los $495.962 millones, lo que implica una reducción del 70,6% con relación al registro del primer semestre del año pasado”.

Entre los ingresos tributarios del período se destacan el comportamiento del IVA, vinculado al consumo y la actividad económica, que dejó en las arcas del Estado $625.466 millones y los Derechos de Exportación que aportaron $437.922 millones, con variaciones de 21,9% y 97,9%, respectivamente.

Por su parte, los ingresos no tributarios se expandieron 231,9% debido a que, comenzaron a jugar desde mayo las entradas del Aporte Solidario y Extraordinario por el cual hasta junio se canalizaron $144.402 millones.

En cambio, el Impuesto PAIS vinculado a la compra de dólares para atesoramiento o pago de servicios generó $23.294 millones en la primera mitad del año, lo que significó una caída de 46,4% interanual.

Temas

Dejá tu comentario