Depósitos: la visión de dos banqueros

Economía

Desde las PASO los plazo fijo en pesos del sector privado muestran una caída de $95.000 millones mientras que de los depósitos privados en dólares acusan una baja de u$s11.143 millones. El sistema muestra cierta desaceleración en el drenaje de depósitos. ¿Cómo sigue el proceso? Para conocer más de la situación real este diario dialogó con dos de los principales banqueros públicos.

Javier Ortiz Batalla

Periodista: ¿Cómo vienen evolucionando los depósitos del Ciudad en las últimas dos semanas?

Javier Ortiz Batalla: En dólares muy similar al comportamiento del sistema en relación al segmento privado (porque tenemos también depósitos judiciales y públicos). En las últimas jornadas han salido alrededor de u$s4 millones por día, esto es aproximadamente un 0,4% del stock total que tenemos.

P.: ¿Y en el peor momento cuánto se iba?

J.O.B.: En el peor momento salían unos u$s44 millones diarios. O sea, once veces menos, respecto de los peores días. Hubo días que salía un 5% a 6%. Luego fue decreciendo junto con el sistema y hoy se va más o menos un 0,4%. En cuanto a los depósitos a plazo fijo en pesos -no ajustables-, venían creciendo a la mitad de la inflación y ahora están estancado. Es decir, hubo días de baja y otros que no, pero no crecen. Así el nivel de renovación es similar a la tasa de interés que devengan. Lo que hemos hecho es mejorar la situación en dólares que es ya sólida del sistema, primero porque había aproximadamente un 25% en encaje en dólares, nosotros encima teníamos un tramo de depósitos judiciales y públicos que tenían un encaje superior y por otro lado hemos tratado en todo lo vinculado con la prefinanciación de exportaciones, ir viendo (rescatando créditos) en forma moderada, sobre todo focalizándonos en Pymes y Mipymes, priorizándolas, ahí tratamos de mantener. El resto fuimos en alguna manera en aquellos que no podíamos renovarle la misma cantidad de dólares le ofrecíamos una muy buena línea en pesos, por ejemplo, para descuento de cheques al 25% o le dábamos alguna amortizable, y ahí teníamos tasas de interés muy inferiores a las de mercado. Si bien era para todos, algunos exportadores lo usaban para pago a proveedores o pago de salarios, o lo que fuera y se alivian de otro tipo de cuestiones.

P.: ¿Qué comportamiento tipo masa vieron de parte de la gente que canceló su plazo fijo, les compró dólares y los dejó o se los llevó, o qué hizo?

J.O.B.: En general al comienzo (tras las PASO) hubo sobre todo una demanda de cajas de seguridad muy importante, de hecho se nos acabaron las cajas en algunos lugares (principalmente céntricas), y ahora todo eso se fue tranquilizando a lo largo del tiempo. Había bastante gente que compraba dólares e iba a las cajas. Eso ahora está prácticamente parado, porque niveles de u$s4 millones diarios son razonables. Lo que hicimos nosotros, fue cobrar el 15% de las Letes que teníamos, trajimos dólares de las corresponsalías, teníamos encajes (cuando caen depósitos se reducen los encajes). O sea, lo hemos ido manejando y en eso estamos tranquilos.

P.: ¿Y en el tramo de plazos fijos en pesos. Subieron las tasas cuando lo hicieron las Leliq?

J.O.B.: Subimos las tasas en su momento porque estábamos un poco abajo, las subimos al 60% y ahora como las Leliq han ido bajando es probable que movamos un poco para abajo si vemos que los plazos fijos están estables. No hemos hecho Pases y si tenemos Leliq que nos da liquidez prácticamente inmediata, que no solo está calzada con los plazos fijos sino también con depósitos públicos y judiciales. Tenemos una posición super sólida para responder a eso. Recuerde que el BCRA trató de inducir más competencia entre bancos por los plazos fijos vinculados con las Leliq pero, si bien se redujo el spread entre Leliq y plazo fijo, muchos bancos no querían tener una mayor exposición a Leliq, por más que hubiera una ventaja.

P.: Las expectativas y la inflación son altas y la tasa de Leliq baja con un dólar ahí. ¿Cómo se entiende?

J.O.B.: Sí, pero creo que la situación se tranquilizó respecto al momento más complicado tras las PASO y el cambio de ministro. Eso se ve también en las intervenciones del BCRA que son más espaciadas y con montos moderados, y segundo, si uno hace la cuenta en números vemos que podemos mantener esto durante un período de largo de tiempo importante en dólares porque u$s4 millones la verdad no es mucho.

Juan Curutchet

Periodista: ¿Qué pasó en los últimos quince días con los depósitos privados en el Provincia?

Juan Curutchet: Diría que los depósitos en pesos nunca fueron un problema, porque tienen sensibilidad a la tasa. Si subimos la tasa crecemos, si la bajamos, caen. Nunca hubo corrida y como nosotros no tenemos una necesidad de fondeo en pesos, nunca fuimos los principales pagadores. El público debe entender que si un banco paga más que el resto es porque está reflejando alguna situación. Solo cuando lo indujeron normativamente, todo el sistema subió.

P.: ¿Los plazos fijos en pesos se renovaron normalmente?

J.C.: No hay ninguna conclusión relevante para sacar del comportamiento de los depósitos en pesos en los últimos treinta días. Si refino el análisis alguna gente en algún momento aprovechó para tener plazo fijo porque la tasa era buena.

P.: ¿Y en dólares?

J.C.: Fue muy curioso. El Banco Provincia está sistemáticamente cinco puntos por debajo del resto, tenemos menos salida de dólares. El stock es de u$s1.700 millones y perdimos u$s500 millones desde las PASO. Los últimos quince días se nos fueron menos que el día anterior. En la locura se iban u$s100 millones por día y ahora se van u$s7 millones.

P.: ¿Subieron la tasa?

J.C.: Insignificante, porque nuestra visión es que no se trata de la tasa sino de seguridad, de confianza, y no hay un precio para eso. El ahorrista tiene miedo a que le cambien las reglas de juego, no pasa por pagarle más.

P.: El Nación las subió.

J.C.: Sí, eso nos obligo a subirlas un poco. Pero no se trata de pagar 3,5% o 4%. El ahorrista tiene miedo a nuestra historia no a que le cambies la tasa. Creo que el sistema ha demostrado mucha solidez. La preocupación ha disminuido mucho. Está todo más tranquilo, y hay que transitar este camino. Todos esos rumores de las cajas de seguridad, hay un momento triste en que la gente cree muchas cosas, los cuentos del tío y hay fatalidades. En ese clima pasan estas cosas. Hoy parece que mermo.

P.: ¿Cómo les pegó el tema de las Letes en sus fondos?

J.C.: Teníamos en proporción muy poco. Fuimos los primeros en abrir todo, el anuncio el miércoles, el jueves salió la normativa y el lunes abrimos todo. Pero fue por el tipo de fondo que teníamos armado, era solo el 3% del activo.

P.: ¿No hubo clima de pánico?

J.C.: Tanto al banco como a la gestora de fondos el impacto fue menor. El tema son los dólares en una economía que es bimonetaria. Pero también lo que estoy viendo en el sector exportador, en las empresas grandes, que se puede dialogar para ver si vos vas amortizando y te presto pesos, no lo viven mal. A nosotros nos amortizan 100 millones por mes sin hacer nada. Es un diálogo normal, te renuevo en dólares o en pesos. No se necesita cortarle, se le puede inducir al cambio de moneda para recuperar liquidez. Hoy no necesitamos liquidez. En la cartera pyme son u$s300 millones intentamos no afectarla. Las grandes es otra cosa.

P.: ¿Fue la secuencia adecuada reperfilar y luego controles cambiarios?

J.C.: Los controles cambiarios es inevitable. Yo integro un gobierno que no se enamora de un control de cambio pero si la economía permitiera tener un tipo de cambio libre, lo preferiríamos, pero lamentablemente estás en una situación de drenaje y es inocente decir no hago nada para morigerarlo en la transición electoral. La pregunta que se hacía el ministro (Lacunza) es prematuro versus preventivo. Cuando tenés una demanda de dólares que va creciendo, pasan los días y el riesgo de equivocarte en esa evaluación empieza a ser alto. Al principio es prematuro tomar esas medidas pero si pasan los días, si te equivocaste los controles serán más duros.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario