Clave: Gobierno mejoró su oferta un 25%, pero deberá extender nuevamente el plazo

Economía

Ofreció un set de títulos cuyo VPN se encuentra mucho más cerca de lo que requerían los acreedores. El proceso de negociación continúa.

El Gobierno transparentó ayer su decisión de avanzar en el canje de la deuda. El documento que dio a conocer a última hora refleja que se les ofreció a los bonistas un set de títulos cuyo valor presente neto (VPN) se encuentra mucho más cerca de lo que requerían los acreedores. Ese VPN va de los u$s45 a los u$s50 por cada 100, depende el bono que se tome con un exit yield del 10%. Habrá que recordar que el ministro Martín Guzmán había propuesto inicialmente una oferta que podía reducirse a un VPN promedio de u$s39. Por ende, podría suponerse que la oferta mejora bastante las características del inicio del proceso.

Aprovechando esta instancia, los bonistas dieron a conocer en las últimas horas la contraoferta que habían acercado al Gobierno. Dos grandes grupos que estaban bajo estas cláusulas señalaron que presentaron una propuesta conjunta para obtener un alivio de flujo de fondos de u$s36.000 millones durante nueve años.

Como adelantó Ámbito, y debido a que los principales grupos de acreedores han manifestado su disconformidad con esta nueva propuesta, el Gobierno decidió prorrogar la negociación con los tenedores de la deuda. Economía trabaja para extender el acuerdo de confidencialidad que venció ayer.

Fuentes oficiales señalaron a Ámbito que si bien el proceso de negociación continúa, es casi imposible que se llegue a la fecha del 2 de junio con algún resultado concreto. Ese día el Gobierno argentino deberá comunicar en la Comisión de Valores de EEUU (SEC) si existe una enmienda de la oferta inicial o si continúa con las negociaciones. Una vez hecha la enmienda, habrá que contar diez días para que entre en vigencia.

El último 21 de mayo, el Gobierno había decidido no pagar el vencimiento de la deuda de u$s503 millones y extender hasta el 2 de junio inclusive la negociación con los bonistas. En ese marco, había establecido la confidencialidad como herramienta para llevar adelante la negociación, plazo que venció en el día de ayer y que será renovada.

Con respecto a esta cuestión, el ministro Martín Guzmán señaló: "Nosotros presentamos unos términos de referencia que buscan acercarnos a un acuerdo que cuide a Argentina. El grupo de acreedores llamado Ad Hoc se movió en la dirección correcta con respecto a su oferta previa, pero el movimiento fue corto, insuficiente para las necesidades del país. Esperamos seguir trabajando con los acreedores que componen ese grupo, que al día de hoy son quienes tienen una posición más alejada de las restricciones que enfrenta nuestro país. Hay otros acreedores con quienes hemos recorrido un camino que nos acerca más, pero aún es temprano para hablar de ello, cuando estamos aún bajo acuerdos de confidencialidad".

En Economía sostienen que las distancias aún son importantes. Hablan de una diferencia de 8 puntos entre lo que proponen los bonistas y lo que está dispuesto a cerrar el Gobierno, siempre vinculado a lo que se denomina valor presente neto (VPN). Esta posición sería incluso más amplia con respecto al grupo más duro, BlackRock.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario