Creció la deuda pública en relación al PBI, pero prevén reducción en 2021

Economía

La consultora analizó la evolución del indicador durante el 2020, el cual subió 14,2 puntos porcentuales y se acercó al 103,7%. Cuáles son los motivos.

Durante el último año creció el nivel de la deuda pública en relación al Producto Bruto Interno. El ratio alcanzó un máximo desde 2004 al ubicarse en 103,7%. Sin embargo, aseguran que se reducirá durante este año debido al crecimiento económico.

Pese a la masiva reestructuración de deuda en manos de privados bajo legislación extranjera y local encarada por el ministro Martín Guzmán, el Estado argentino experimentó un incremento de 14,2 puntos porcentuales a nivel interanual de la evolución de la deuda pública en relación al PBI.

De acuerdo a un análisis realizado por la consultora Ecolatina, el crecimiento se explica principalmente por tres motivos. Por un lado, la reestructuración no implicó quitas significativas de capital, mientras que por otro creció la colocación de deuda para afrontar gastos por Covid-19 y asimismo el PBI medido en dólares experimentó una caída.

Con respecto a la reestructuración, manifestaron que la quita de capital fue del 2%, con lo cual no experimentó una reducción en volumen. El proceso llevado a cabo por Guzmán estuvo enfocado en la reducción de intereses, explicaron desde la consultora, y detallaron que estos “pasaron de 6,1% promedio ponderado anual a 3,1% en el caso de la deuda ley extranjera y de 7,6% a 2,4% en la deuda ley local” por lo cual “el foco no estuvo en relajar las obligaciones, sino en estirar y normalizar el cronograma de pagos”.

Por otro lado, el Tesoro debió incrementar el déficit para hacer frente a los gastos Covid-19, principalmente con erogaciones producto del Programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), la ampliación del sistema de Salud, el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y demás programas como la Tarjeta Alimentar.

“Si bien casi 9 de cada 10 pesos del rojo financiero (es decir, el saldo primario más los pagos de intereses) se solventaron con emisión, el Palacio de Hacienda también colocó deuda por casi $ 4 billones (15% del PBI) en pos de refinanciar vencimientos de capital, canjear Letras de corto plazo por instrumentos más largos, realizar aplicaciones financieras (préstamos a privados y organismos públicos con problemas de liquidez) y dar salida a fondos del exterior que presionaban las cotizaciones de tipo de cambio paralelo”, profundizaron desde Ecolatina.

Asimismo, el Estado recibió desembolsos de Organismos Internacionales por casi u$s3.300 millones. Esto incrementó los pasivos del sector público y aumentó la deuda pública total “poco más de u$s12.500 millones en 2020 (+3,9% i.a.)”.

El tercer motivo encuentra explicación a la caída del PBI en dólares: la contracción registrada fue de cerca del 15% durante el año pasado. “El desplome de la actividad que trajo la pandemia y la cuarentena (-9,9% i.a.) y la suba de 4,5% del tipo de cambio real bilateral con Estados Unidos provocaron este fuerte deterioro que ayudó al salto del cociente analizado”, remarcó el informe de la consultora.

Esta dinámica respecto al PBI medido en dólares también se dio durante el 2018 y el 2019. En aquel momento el numerador – es decir la deuda pública total medida en moneda extranjera – “se había mantenido virtualmente estable (+3,6% y -2,7%, respectivamente), a pesar del cambio de acreedor que reemplazó pasivos intra-sector público y con el sector privado por el préstamo del FMI, pero el PBI en divisas se derrumbó casi 30% producto de los sucesivos saltos cambiarios. De esta forma, a pesar de que la deuda pública total avanzó “solo” 4,7% entre 2017 y 2020, resultado del desplome de 40,2% del PBI en dólares, este cociente prácticamente se duplicó, al pasar de 56% en 2017 a 104% al cierre del año pasado”.

Pese a que la relación deuda pública-PBI suele ser un indicador particularmente relevante para inversores, su crecimiento muestra algunos aspectos que, según la consultora, “permiten ser menos pesimistas”.

En ese sentido, remarcan que actualmente una buena parte de la deuda pública se encuentra en manos de otros organismos del Estado, como el Banco Central y la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES) “de modo que la deuda relevante -aquella que excluye los pasivos intra-sector público y es más exigente de refinanciar- equivale al 62% del PBI, porcentaje sensiblemente menor que la deuda total, y por lo tanto de menores riesgos”.

Al mismo tiempo, destacaron que se descomprimió el perfil de vencimientos con acreedores privados en moneda extranjera por lo cual “el Estado Nacional deberá pagar “solo” u$s200 millones a acreedores privados en 2021 y u$s1.500 millones en 2022”.

Sin embargo, también hay compromisos con otros actores como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y otros organismos multilaterales de crédito. Del informe se desprende que los vencimientos serán de u$s10.000 millones este año y de u$s21.500 millones en 2022, algo que según Ecolatina es “demasiado exigente para una economía tan debilitada” como la local. Por este motivo también hay problemas de corto plazo y es “necesario renegociar el pasivo con el FMI y el Club de París”.

Dentro de este último punto aparece la negociación que lleva adelante el Gobierno con ambas entidades. Respecto al Fondo, la consultora señaló que “las intenciones de lograr un nuevo acuerdo que extienda los pagos durante veinte años no parecen muy promisorias” debido a las propias normas del FMI, ya que el plazo máximo del plan buscado por Argentina es de 10 años.

Pero eso no es todo. Si Argentina lograse obtener un acuerdo con un plazo de 20 años, esto podría implicar más condicionalidades, como reformas estructurales de tipo laboral, previsional y fiscal “algo que no pareciera estar en la agenda del gobierno”.

Por último, sobre las expectativas de evolución del cociente deuda pública PBI, manifestaron que es probable que se reduzca “no tanto por una mejora en el numerador, sino por el rebote económico que vendría acompañado de un tipo de cambio oficial que se abarata, es decir, por el efecto de un PBI en dólares que se recupera”.

Temas

Dejá tu comentario