En sintonía con Nación, Kicillof extendió canje hasta el 31 de julio

Economía

El Gobierno bonaerense busca avanzar en el diálogo "con los principales acreedores que aún no han aceptado la propuesta" de reestructuración de deuda bajo legislación extranjera por u$s 7.148 millones. Se da en línea con prórroga de Martín Guzmán hasta el el 24 de julio.

En espejo nuevamente con la estrategia del ministro de Economía nacional Martín Guzmán, el gobierno de Axel Kicillof extendió hasta el 31 de julio el plazo para sumarse a la propuesta de reestructuración de deuda bonaerense bajo legislación extranjera por u$s 7.148 millones, que expiró el pasado viernes.

Se trata de la cuarta prórroga que aplica en el marco del canje ofertado el pasado 23 de abril, en pos de avanzar en las conversaciones con -remarcó- "los principales acreedores que aún no han aceptado la propuesta". La ventana abierta es la más larga de todas las extensiones definidas en este proceso por Kicillof.

"Al día de la fecha, las conversaciones con los principales acreedores que aún no han aceptado la propuesta continúan vigentes y en las próximas semanas se prevé avanzar en el marco de un diálogo restringido", señalaron desde el Ministerio de Hacienda y Finanzas que comanda Pablo López.

"La Provincia va a seguir realizando todos los esfuerzos a su alcance para dar una respuesta definitiva a la sostenibilidad de la deuda", enfatizaron.

En el marco de una ingeniería coordinada con la administración de Alberto Fernández, Kicillof vuelve a seguir así los pasos de Guzmán, quien viene de prorrogar hasta el 24 de julio la reestructuración de la deuda por u$s66.300 millones en títulos emitidos bajo legislación extranjera, para profundizar las negociaciones con los bonistas.

La propuesta bonaerense original incluye un período de gracia de 3 años, una quita de intereses de 55% y de 7% de capital y una extensión de los plazos de vencimientos, con la mirada puesta en reducir en $ 5 mil millones la carga total de la deuda en el período 2020-2030.

En las últimas horas trascendió –a partir de información reseñada por la agencia Bloomberg- que el fondo Fidelity Investments, de línea dura, habría vendido buena parte de los bonos provinciales en su poder. Desde despachos gubernamentales no se pronunciaron aún al respecto.

La primera prórroga fue definida el 12 mayo, mientras que el 25 de mayo -horas antes de que expirara el plazo- el Gobierno bonaerense volvió a extender el proceso, hasta el 5 de junio. Y luego abrió otro período, que venció el pasado viernes, para habilitar la continuidad de las negociaciones.

“Existe cierto margen para introducir cambios a la invitación y a su vez respetar el marco de sostenibilidad elaborado por la Provincia”, señaló por esas horas López, en un guiño a los bonistas sobre la posibilidad de mejorar la oferta, aunque con los límites que impone la capacidad de pago de la provincia en un contexto de pandemia.

Desde el entorno de Kicillof insistieron en resaltar en todo momento que las conversaciones con los acreedores siguen, frente al hecho además de que Buenos Aires no cumplió en la semana del 11 de mayo con el pago de u$s 110 millones de un vencimiento, cuyo período de gracia expiró.

Esa decisión dejó a los acreedores en condiciones de denunciar el incumplimiento en tribunales internacionales, pero en el Gobierno bonaerense, sobre la cornisa del default, remarcan que ese pago -y otros posteriores- forman parte de las conversaciones por la deuda a reestructurar.

COMUNICADO EXTENSION 31 JULIO.pdf

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario