Martín Guzmán y dos citas con banqueros para calmar la economía

Economía

Será en el marco del intento del Tesoro por renovar vencimientos por unos $520.000 millones, en medio de la caída de títulos públicos y la disparada del riesgo país.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, se entrevistará esta semana con representantes de los principales bancos del país con el fin de transmitirles tranquilidad sobre los bonos de la deuda.

Será en el marco del intento del Tesoro por renovar vencimientos por unos $520.000 millones, en medio de la caída de títulos públicos y la disparada del riesgo país.

Guzmán recibirá el miércoles a representantes de la Asociación de Bancos Argentinos (ADEBA) y el día siguiente será el turno de la Asociación de Bancos extranjeros (ABA).

Las conversaciones fueron programadas la semana pasada con el objetivo de intentar calmar a los mercados, tras el hundimiento de bonos en pesos, la suba del Riesgo País a 2.200 puntos básicos y el alza el dólar de más de 10% en 10 días.

La reunión con los bancos es algo habitual, el diálogo es permanente, dijeron desde el Ministerio de Economía, pero los encuentros de esta semana estarán teñidos por la particularidad de que los mercados comienzan a desconfiar sobre la sostenibilidad de la deuda.

"Quien diga que en Argentina la deuda pública denominada en pesos es insostenible realmente no tiene idea de lo que está hablando y no pasaría un examen básico en la facultad", afirmó el domingo el ministro en una entrevista al diario "La Capital" de Rosario.

El jefe del Palacio de Hacienda remarcó: "hemos marcado un absoluto compromiso con el fortalecimiento del mercado de deuda pública en pesos que lo reconstruimos nosotros para que en la Argentina haya primero más capacidad de financiamiento del sector público, y más sano. Lo que se anunció es un conjunto de acciones plenamente coordinadas entre Economía y el Banco Central para que Argentina tenga un sendero de acumulación de reservas más veloz".

Guzmán buscará aclarar las dudas de los banqueros y terminar de definir las próximas herramientas para ordenar las turbulencias desatadas el 8 de junio último, cuando los bonos CER cayeron 12% ante las ventas ordenadas desde el fondo Carlos Pellegrini, del Banco Nación.

La lectura oficial es que hubo un comportamiento "disociado" de los precios de los activos en pesos, lo que requirió una serie de medidas de "estabilización", encabezadas por las compras del Banco Central.

El combo incluyó la compra de bonos del Tesoro, la suba de tasas y la aceleración del dólar por parte del Banco Central, junto con señales del ministro de Economía como la oficialización de la quita de subsidios a la energía y un presupuesto con un crecimiento del gasto del 51% por debajo del nivel de la inflación proyectada, de hasta 62%.

Una reacción que era exigida por el FMI, pero que en el mercado fue vista como tardía. Uno de los desafíos será recuperar la confianza en los instrumentos de deuda del Tesoro.

Dejá tu comentario