Deuda pública: estiman que bajó 10% el stock en manos extranjeras

Economía

El Tesoro recibió $83.149 millones y entregó bonos por u$s1.500 millones. El tipo de cambio implícito de la licitación de esta semana fue $140,5 según fuentes oficiales. Prevén una baja en el CCL.

El Ministerio de Economía cerró esta semana una de las fases en las cuales buscó dar salida a los fondos de inversión extranjeros que ingresaron a la Argentina por los altos rendimientos del carry trade y quedaron atrapados en el cepo, y lo hizo al concretar la segunda operación de conversión de títulos en pesos por bonos en dólares.

En total, entre noviembre y diciembre el Tesoro recibió $83.149 millones de pesos y entregó a cambio u$s900 millones de AL30 y u$s600 millones de AL35. Entre estas dos operaciones, fuentes del mercado calculan que el stock de títulos en pesos en manos de tenedores internacionales disminuyó alrededor del 10%.

“Si asumimos que entre la licitación de noviembre y ayer (por el martes) solo participaron no residentes, entonces entre estas dos operaciones se le dio salida al 10,5% del stock offshore”, calculó la consultora 1816. Según sus propias estimaciones, los no residentes “tenían en junio títulos públicos nominados en pesos por un total de u$s9.800 millones si se toman principales a tipo de cambio oficial”, aunque ese número baja a algo más de u$s7.000 millones si se mide en base al valor del CCL. La deuda del sector privado en manos de este tipo de inversores ronda, según 1816, los u$s3.900 millones.

Con la última operación de “canje de activos” -como la llaman los funcionarios de Finanzas-, la consultora 1816 estimó que la deuda pública aumentó u$s264 millones, “dado que los bonistas entregan títulos en pesos cuyo valor técnico es u$s468 millones (al tipo de cambio oficial) y reciben u$s750 millones”.

Fuentes oficiales le dijeron a Ámbito al cierre de la licitación del martes que la operación no estaba destinada únicamente a los fondos extranjeros sino que podía ingresar cualquier tipo de inversor que tuviera alguno de los instrumentos que integraron la canasta de títulos elegibles en cada una de las rondas.

La primera operación se concretó el 9 de noviembre: la Secretaría de Finanzas recibió 370 ofertas en total por un monto equivalente a u$s2.400 millones, aunque terminó entregando a los inversores u$s750 millones (u$s500 millones en AL30 y u$s250 millones en AL35). A cambio, el Gobierno recibió títulos en pesos por $43.037 millones. En la operación de esta semana, Economía recibió 188 ofertas por un monto equivalente a u$s1.077 millones, de los cuales terminó entregando otros u$s750 millones (u$s400 millones en AL30 y u$s350 millones en AL35) a cambio de $40.112 millones.

La menor cantidad de ofertas recibidas en la licitación de esta semana, aseguran los funcionarios, se debe a un escenario de mayor “normalización” en el frente financiero.

En la lectura del gobierno, la primera operación de canje realizada a comienzos de noviembre “fue clave para tranquilizar y contener los dólares alternativos y contribuyó a la estabilización financiera al brindar un horizonte de mayor certidumbre”.

Las subastas de bonos en dólares entregados como canje de títulos en dólares fueron incluidas en el artículo 7 de la Ley de Ampliación Presupuestaria, que le permitió al Ministerio de Economía emitir hasta u$s1.500 millones durante este año. El anuncio de estas operaciones se había realizado en medio del mega vencimiento de $130.000 millones del BOTAPO en junio. Economía buscó en ese momento renovar la mayor parte del vencimiento y, para lograrlo, anunció que realizaría tres subastas a lo largo del año en tres fechas definidas (agosto, septiembre y noviembre) por un total de u$s500 millones cada una. Si bien el calendario original se modificó, porque se terminaron realizando en noviembre y diciembre, el monto total previsto para la colocación se respetó.

Dejá tu comentario