Deuda: qué esperan los analistas tras postergación del plazo y respaldo del FMI

Economía

Tras una jornada agitada en torno a la reestructuración de la deuda externa argentina, Ámbito dialogó con distintos economistas para que den su interpretación de lo sucedido y cuáles son las perspectivas a futuro.

La semana comenzó agitada en materia económica a raíz de varias novedades en torno a la reestructuración de la deuda externa argentina, que parecen dar señales de un acercamiento en las posiciones entre el Gobierno y los acreedores. Para tratar de clarificar el panorama, Ámbito dialogó con distintos especialistas para que den su interpretación de lo sucedido este 1° de junio y cuáles son las perspectivas a futuro.

En primera instancia, el Fondo Monetario Internacional (FMI) volvió a expresarse a favor de la postura argentina y aseguró que es alta la probabilidad de reestablecer la sostenibilidad de la deuda a raíz de la nueva propuesta presentada a los bonistas. Adicionalmente, sostuvo que hay margen para incrementar los pagos a los inversores pero limitado ya que difícilmente el valor presente neto de los bonos se pueda ubicar por encima de los u$s50.

Matías Rajnerman, economista de Ecolatina, aseguró que, por un lado, la nueva declaración de los técnicos del fondo no sorprende ya que se ubica en línea con comunicados anteriores y porque el organismo es una parte interesada en esta negociación. "Un dólar que no se le paga a los acreedores es un dólar más que se le puede pagar a ellos", aclaró.

Sin embargo, por otro lado aseguró que el FMI tiene una aceitada relación con los acreedores privados y, de algún modo, el reciente pronunciamiento se trata de una señal de acercamiento entre las posiciones de ambas partes.

En el mismo sentido, Juan Ignacio Paolicchi, analista de la consultora Eco Go, agregó que si bien el fondo avaló la nueva propuesta de Argentina, dio un cierto espacio para la negociación que incrementa las expectativas en torno a un acuerdo.

Minutos más tarde, el Gobierno confirmó la postergación hasta el 12 de junio del plazo para llegar a un acuerdo con los bonistas. Tras la decisión, el ministro de Economía, Martín Guzmán, adelantó que su equipo ya trabaja en las “enmiendas finales de la oferta” que el país presentará ante la SEC.

En la misma línea que el FMI, el funcionario destacó que las posibilidades que quedan para mejorar la oferta son pequeñas pero que las partes se están acercando. "No estaría bien apurarse para cerrar algo que no le sirva a Argentina. Necesitamos un acuerdo que cuide a Argentina", advirtió.

"Uno esperaría que ya esté consensuada la nueva propuesta con el resto de las partes. Eso no lo sabemos pero hay una aparente decisión política de querer evitar el default", dijo al respecto Paolicchi.

Para Mariela Díaz Romero, economista de Econviews, "la postergación de la fecha de negociación más el apoyo al FMI fueron buenas noticias en el sentido de que se están acercando las posiciones y, con un poco más de tiempo, se puede lograr un acuerdo mejor para los acreedores (con bonos cerca de los u$s50 tomando exit yield de 10%), cuando la última oferta valia entre u$s46 y u$s48".

Paralelamente, este lunes el Comité de Determinaciones de Derivados de Crédito de las Américas votó por una unanimidad a favor de activar los seguros contra default (CDS) contra Argentina.

Con esta decisión, los acreedores que tenían un seguro en caso de cesación de pagos cobrarán cláusulas determinadas previamente. Sin embargo, esto no cambia la situación de Argentina, ya que se trata de un acuerdo entre privados.

"La paradoja que puede pasar ahora es que la persona que contrató el seguro obtenga un bono nuevo a raíz del canje y a la vez cobre por ese seguro", explicó Paolicchi, quien sostuvo que habría que tener en cuenta el cobro de los CDS cuando se evalúa el valor presente neto de los bonos.

Sin embargo, el especialista aclaró que los mismos están en torno a los u$s5.000 millones, menos del 10% de la porción de deuda que se busca reestructurar, por lo cual no modifica las negociaciones con los acreedores.

Por su parte, Díaz Romero aseveró que "era lógico que se gatillen" porque Argentina está en default. "No creo que sea un evento positivo para Argentina, pero se veía venir", agregó.

En líneas generales, los analistas interpretaron a los hechos de la jornada como un avance en el proceso de reestructuración de la deuda que está llevando a cabo el equipo económico dirigido por Guzmán.

"Yo creo que son buenas noticias y eso lo vimos hoy en los mercados tanto de bonos como de acciones; hay cierto optimismo en torno a que la negociación se va a dar. Esperemos que se hagan los pasos necesarios y los tiempos nos alcancen”, sentenció Paolicchi.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario